Zhang Jingna: una mirada a lo natural

La fuerza evocativa de la fotografía de Zhang Jingna resulta un elixir de sus raíces chinas, su juventud en Singapur y su madurez neoyorquina. Su ojo, que se refina constantemente, construye en tan sólo un disparo un mundo de magia natural gobernado por la botánica, el aire y el agua, y donde la moda juega un papel secundario.

Su visión creativa se ha plasmado en numerosas editoriales de moda alrededor del orbe, así como en campañas publicitarias de grandes marcas de lujo que por demás resulta mencionarlas, pues en el cuadro de Jingna -como decíamos antes- el vestido cede su lugar al encanto del entorno. ¿Sus musas? Cualquier mujer que se deje envolver en su historia fantástica y renazca en sirena, hada o ninfa de un universo confinado.

No necesita inspiraciones externas, todo tiene que fluir por instinto, sin pensarse demasiado. “Cuando necesito encontrar inspiración, comienzo sentándome a examinar lo que quiero en ese momento de mi vida, nada complicado, casi como cuando decides lo que te vas a poner o lo que harás para cenar”.

Allí radican el misterio hipnótico de su fotografía, en una belleza no forzada, casi intuitiva.

  • Comparte en:

Comments are closed.