Yoga, un antidepresivo natural

Más allá de enredarte las piernas detrás de la cabeza o llevar a cabo una secuencia de posturas durante 90 minutos, ¡esta práctica está captando la atención de muchos!

Recuerdo que mi primera experiencia de Yoga fue mientras vivía en NYC, pasaba por algunas crisis existenciales  y decidí tomar una certificación sin tener la más mínima idea de qué se trataba, pero la idea que muchos planteaban de cómo les había ayudado a transformar su vida verdaderamente me intrigaba. Los primeros meses de clases no fueron nada fáciles, mi cuerpo temblaba, mis músculos estaban súper aporreados (para los que nunca han hecho Yoga y si lo hacen alguna vez, van a descubrir músculos que nunca antes habían sentido), sentía mi cabeza explotar con la cantidad de mensajes que mi maestro daba durante las clases con toda la intención de sacudir toda la mugre mental con la que andamos por la vida; en otras palabras: para que despertáramos y tomáramos acción sobre nuestras vidas.

En lo personal, me ha ayudado a comprender más mi papel en este mundo, a tomar coraje, valor y fuerza para enfrentar situaciones que a veces se salen de control y te sacan de casillas, a aprender que no somos perfectos y que si todo fuera tan fácil, ¡nuestros logros perderían su chispa!, a aceptar y amar mi cuerpo tal y como es con todas sus imperfecciones, pues cada uno de nosotros viene aquí a jugar un papel en diferentes diseños.

tumblr_n743fv5RWw1tt0bqxo1_1280

Y sí, aún tengo momentos de debilidad, de rabia, tristeza, inseguridad, miedo, pero también me atrevo a decir que cada vez son menos y que trato de canalizar estas emociones de la manera que considero ser la más saludable. Creo que toda la depresión e inconsciencia en nuestra sociedad, nuestro país y el mundo son consecuencia de nuestra confusión y nuestra desconexión con el corazón y que la única forma de regresar a ese estado de ¨Unión¨ es siendo responsables de cómo pensamos, nos expresamos y actuamos en la vida, de qué tanta consciencia tomamos en nuestras familias, nuestro trabajo, entorno, como ciudadanos, con la naturaleza, ¡y hasta en nuestros alimentos!

¿Y cómo es que el Yoga actúa en un nivel físico, aliviando la depresión (sin la pastillita mágica ni métodos que agreden a nuestro cuerpo física y mentalmente)? Sucede que al practicarlo nuestro cuerpo naturalmente produce endorfinas, estas son neurotransmisores que interactúan con las células de nuestro cerebro y ayudan a controlar las emociones, a elevar nuestro estado de ánimo y bloquear el dolor. También ayuda a liberar corstisol, hormona que producimos al enfrentarnos al estrés, claro, esto si lo tomas como una práctica habitual. Por eso cuando terminas una sesión y te acuestas para recibir los beneficios de la ¨Savasana¨ experimentas algo parecido a un ¨Yoga High¨ porque tu cuerpo libera estas endorfinas, ¡creando una sensación de total plenitud!

En resumidas cuentas, hoy te vengo a decir que llegaste aquí para experimentar amor. Que estás aquí para hacer una diferencia con tus regalos y cualidades, ¡sí, créetela!

Estás aquí para conectar con esa sabiduría interior y tomar los riesgos que sean necesarios para vivir la vida que sueñas. ¡Déjate de rollos e historias! Existe una parte dentro de ti que está conectada con una inteligencia más profunda de la vida, ¡conecta a esa sabiduría  interior y vive una vida llena de plenitud!

NAMASTE

  • Comparte en:

Comments are closed.