Y un día llovió tequila…

El ingenio humano es capaz de crear cosas asombrosas, pero hoy no hablaremos de naves espaciales en órbita a Marte o de automóviles eléctricos que salvarán al planeta. Mucho menos de regeneración celular, corazones creados en un laboratorio o inteligencia artificial.

Hoy te presentamos una nube de tequila. Sí: una nube de la que llueve auténtico tequila.

Esta instalación, a medio camino entre la ciencia, el arte y la promoción turística, se presentó en la Galería de Arte Urban Spree de Berlín con un éxito rotundo.

Contenido Relacionado

Tequila Herradura Express, un viaje para cautivar los sentidos/a>
Elon Musk te quiere llevar a la luna

Creada por la agencia LAPIZ por petición de la Secretaría de Turismo, la nube de tequila, le da un toque fascinante y futurista a la bebida más icónica de México; además los medios de comunicación más importantes del mundo, como The Telegraph, The Mirror, Deutsche Welle, The Huffington Post y Mashable le dedicaron numerosos artículos a la instalación y a la magia de nuestros destinos turísticos.

Pero ¿cuál es la ciencia detrás de esta asombrosa lluvia de tequila? Se utilizaron humidificadores para calibrar la evaporación del tequila en una niebla visible; después, esta nube se condensa y posteriormente la gravedad hace el resto: las gotas de tequila caen. Esto es ciencia en su nivel más sofisticado de hedonismo.

Por el momento –lamentablemente- no se contempla presentar esta instalación en otras ciudades, pero estamos seguros que a partir de hoy, cuando veas un cielo nublado amenazando con un chubasco, vas a cruzar los dedos para que esas nubes estén cargadas de tequila.

Soñar no cuesta nada.

  • Comparte en:

Comments are closed.