VENEZUELA EN CONTRASTE

Hoy recibí otra llamada y otro mensaje por Whatsapp: una amiga y un familiar se despiden, me anuncian que se van del país. Ya casi cuatro millones de venezolanos lo han abandonado y se encuentran dispersos por los confines del mundo buscando lo básico: seguridad, comida, salud y una perspectiva de futuro.

Las despedidas son difíciles y lo más grave es lo frecuente que se han hecho. Con el corazón chiquito y una mirada de esperanza, nos decimos con firmeza que nos volveremos a ver, que nos reuniremos de nuevo en nuestra patria querida, esta que nos reconforta con sus hermosos amaneceres y con su clima que nos envuelve en cálida brisa al atardecer.

 

Lee más aquí.

  • Comparte en:

Comments are closed.