Valores de temporada que valen la pena conservar

La temporada Navideña se aproxima y ya empezamos con las compras, las carreras, los compromisos, fiestas y demás. Sin embargo, hay algo que deberíamos considerar antes que todo: nuestro espíritu, lo que hay en el interior, lo que significan para nosotros realmente estas festividades.

No se trata solamente en ir de compras y gastar lo que tal vez duremos tiempo en pagar, ni tratar de impresionar a los demás con regalos caros; sería mejor tomarnos un tiempo y pensar cómo podríamos decirles a las personas que nos interesan cuánto nos importan, cuánto las queremos y hacérselos sentir desde el fondo del corazón.

couple-kiss-merry-christmas-favim-com-249552

Valdría la pena pensar en los demás desde el corazón, tal vez reconciliarnos con las personas con las que por algún motivo nos hemos distanciado, o tal vez regalar un poco de nuestro tiempo en visitar a alguien a quien hace tiempo no hacemos, llamar a esa persona importante para nosotros y dejarle saber que pensamos en ella… En fin, regalar nuestro amor, nuestro afecto. Cuántas veces una llamada de alguien querido nos alegra el día, nos hace sentir importantes, nos devuelve el optimismo… igual sucede con los abrazos: es un cariño para el alma, tanto para el que lo da como para el que lo recibe.

Hay tantas cosas que podemos hacer para realmente hacer sentir este espíritu de amor y cariño hacia los demás, dejarles saber que nos importan: ayudar a los más desfavorecidos, pensar en dar la mano al que sufre, al amigo enfermo… Tenemos tanto que dar…

carta

¡Déjate de rencores y que no quede por ti! Recuérdale a tus seres queridos cuánto los quieres con llamadas, mensajes, abrazos, con sonrisas, porque será al mismo tiempo un regalo para ti. ¡Te sentirás feliz y motivado! Y lo más importante, satisfecho, de saber que has plasmado en otro corazón un sentimiento de ánimo y de cariño.

¡Que estas festividades nos sirvan para crecer interiormente y para entender la importancia del dar desde el fondo de nuestro corazón!

Contenido Relacionado

Una tarde especial
Adelgazando tu agenda

Es tiempo de reflexión, tiempo de meditación, de detenerse un poco a pensar cómo estamos haciendo las cosas, y si algo no nos gusta, hacernos el propósito de cambiarlo. Se puede y se debe, por nosotros y por los que nos rodean. Y de saber que lo importante no es quedar bien, sino estar bien.

  • Comparte en:

Comments are closed.