Una tarde en Tequila con sabor a Cataluña

La luz del sol lo inunda todo. Es un día tan luminoso en Tequila que, a primera vista, parece que no hay sombras para guarecerse de los luminosos y calientes rayos. La tierra se siente como una suave y cálida alfombra de la que, justo en esa zona que me da la bienvenida, emergen los majestuosos agaves tequilana a los que los mexicanos les debemos nuestro espirituoso más famoso.

Acabo de llegar de la Ciudad de México, de la que salí en la madrugada fresca, casi fría, de modo que el cambio de clima me tiene entre sorprendida y destanteada cuando llega a mis manos un Tequila Tonic. Es un trago curioso que, en todos estos años de explorar menús de coctelería, nunca había ni probado ni imaginado. Compuesto por tequila blanco, agua tónica, pimienta y unas flores de cempasúchil, lo han servido en una copa que deja ver lo cristalino y burbujeante de su contenido, que tiene un sabor y aroma especiado. ¿Cómo es que nunca se me había ocurrido servir así un tequila?

Los creadores de este original Tonic, son gente experta en dicho espirituoso: los productores de Tequila Casa Noble http://www.casanoble.com.mx . El nombre puede no resultarle conocido a todo mundo y hay un par de razones para que así sea: 1) es un tequila premium de producción pequeña, muy selecto y 2) cobijada bajo la experiencia de Constallation Brands —compañía que tiene una historia produciendo y distribuyendo vinos, cervezas y espirituosos que se remonta a los años 40—, Casa Noble es una marca que, hasta hoy, ha tenido más presencia en el mercado de Estados Unidos que en el de México. «Nos enfocamos en el mercado extranjero, pero ya estamos teniendo más presencia en México», me cuenta Pepe Hermosillo, fundador de la firma. «Lo estamos haciendo con paciencia, con dirección; eligiendo dónde queremos estar: los mejores restaurantes, los mejores hoteles, las mejores tiendas donde podemos compertir y resaltar, también dando a conocer la integridad de nuestro tequila en degustaciones».

Tengo la fortuna de estar invitada a una cata en la que, con la guía de Pepe y en compañía de otros amantes del tequila, hacemos un recorrido por los aromas y los sabores de Casa Noble. Desde el tequila blanco y joven, hasta el más ambarino y añejo. Nos deja probar también la joya de la casa: Alta Belleza, primera edición de un tequila extra añejo de edición limitada a 563 botellas que forma parte de la Colección del Fundador, y cuyo suave sabor con notas de frutas, almendras, canela y chocolate, recuerdan más al sabor envolvente y añejado de un buen cognac que a lo que normalmente asociamos a un tequila.

Habiéndonos dado esta muestra de la alta calidad de su producción, Pepe Hermosillo nos invita a todos los presentes en la cata a poner nuestros recién adquiridos conocimientos tequileros en práctica durante un maridaje lleno de comida espléndida. Hay un jardín con una fuente y con patos, un espacio fresco y de elegancia campirana en el que se ha dispuesto una mesa muy larga a la que, poco a poco, comienzan a llegar platos deliciosos creados por la chef Montse Estruch (Manresa, 1956), famosa por su restaurante El Cingle, bien adornado —desde hace varios años consecutivos— con una estrella Michelin.

Montse y Pepe, habiéndose conocido en un evento gastronómico gracias a un amigo en común, hicieron una mancuerna inmediata, interesados ambos de lo que podría resultar al combinar los platillos catalanes de Montse con la mexicanidad festiva y elegante del tequila. Sobra decir que la experiencia de un maridaje así, es maravillosa. No sólo por lo explosivo de los sabores, sino también porque permite ver al tequila de una nueva manera: como un espirituoso capaz de acompañar a otras cocinas del mundo. Por supuesto con la comida mexicana es excelente, pero se siente un orgullo extra verlo combinar también (y tan bien) con ingredientes y preparaciones de otras latitudes.

 

Contenido Relacionado

Cruceros de lujo sobre vías
Entre pedales y ciudades

Haciendo gala de su talento, Monte presenta un menú amplio que comienza con una Ostra mediterránea (uno de sus platos emblemáticos gracias al cual la mesa se llena de sonrisas y felicitaciones), sigue con un vermut «de pueblo» y un trío de bocadillos del que destaca un arenque ahumado. El plato fuerte es un suquet de pescado de mercado con sábana de miel, flores y especies aromáticas que, con el tequila blanco, adquieren mayor intensidad. Los postres también impresionan: un cremoso de lichis con tequila cristal (y es que el tequila, lo sabemos algunos, también va perfecto con los sabores dulces), taps de cadaques al ron y, finalmente, una estrella: budín de migas y choocolate con Casa Noble Añejo. Por supuesto, dicho tequila es ingrediente y también acompañante. Gracias a él, el postre adquiere más carácter y, gracias al chocolate, el tequila gana suavidad. Son un ensamble perfecto.

« Yo creo que el tequila se puede unir de manera perfecta con una comida», dice la chef Montse. «Han visto que hicimos una comida en la que no ha habido ni cava de bienvenida ni champaña, ni vinos blanco, rosado o tinto. Y la gente no los ha echado de menos, nadie los pidió, y no es que no existiera esa opción. Hemos bebido tequila porque la comida de cualquier lugar del mundo se pueden acompañar con él. Me ha sorprendido que ahora no extrañamos tomar un vino, ni nos acordamos ni nos lo planteamos. La idea es mezclar sabores con el tequila: la vainilla, el chocolate… En realidad puede estar todo. El resultado de esa alianza ha resultado, para mí, una cosa única», asegura.

Luego de esa tremenda prueba de que la alianza de la alta cocina con el tequila (por supuesto, el hecho con altos estándares de calidad) cierro mi día en uno de los rincones más encantadores de Jalisco. Por supuesto nadie se va del lugar sin preguntarle a Pepe Hermosillo dónde se puede uno encontrar sus maravillosas creaciones. La respuesta indica que, aunque los demás mexicanos debamos esperar a que sus proyectos de expansión lleven Casa Noble a nuestras ciudades, los tapatíos están muy bien cubiertos: «pueden encontrarlo en La Playa y en Vinos América».

 

  • Comparte en:

Comments are closed.