Una tarde de fotografías

tarde_fotos

Organizando un librero, me encontré con un folder conteniendo unas fotografías de mi padre. Unas maravillosas fotos que mostraban detalles de su vida, de una vida por demás interesante. El sentarme a recorrerlas fue un verdadero gozo, ahí estaban plasmados momentos invaluables, desde su juventud hasta sus mayores logros. Fue algo especial, maravilloso.

Estoy consciente que ahora,todo ha cambiado y la modernidad nos permite tomar fotografías en un instante, guardarlas en un disco o enviarlas a un amigo y quedarán ahí, en un telefono o en una tablet. Sigo pensando que hay cosas como una fotografía impresa, lo que puede hacer una gran diferencia.

Pasar una tarde con una caja de fotos, recordando, añorando, riendo o simplemente disfrutando momentos vividos, tal vez mostrándolas a tus hijos, nietos o amigos, a personas que han compartido esos momentos, ¡es un gran gozo!

Recordar ese novio de pantalones entallados y copete engomado, o el amigo de lentes que ahora es toda una celebridad, tu amiga la gordita ahora una belleza, tus compañeras de colegio, tus hermanos, primos, las Navidades en familia… La lista es interminable y pude resultar muy divertida.

Esa fotografía chistosa en donde apenas te reconoces y dices “no puede ser, yo no era así” y te ves tan diferente, hasta te avergüenzas de las modas de entonces, de tus peinados, pero cómo disfrutas ver a tus padres jóvenes, guapísimos, o tu cumpleaños apagando las velas, tu mascota que tanto quisiste, el viaje al mar que era toda una aventura… Son esas pequeñas cosas de la vida, las que nos brindan grandes alegrías. Una sola fotografía puede darte toda una vida de recuerdos, de tu historia, de quien eres, tus orígenes, tu familia.

Espero despertar tu curiosidad y animarte a que decidas tomarte una tarde para ti, sentarte con tu caja de fotografías y disfrutarlas, ¡te aseguro que te vas a divertir!

  • Comparte en:

Comments are closed.