Una gélida fantasía

Moncler es una de esas firmas de moda y lujo que tienen un sello único de sobriedad y elegancia. Pero esto no quiere decir que sus prendas no cuentan con originales detalles, que le dan un toque divertido a cada una de sus creaciones.

Quizás esta casa no es tan conocida de este lado del planeta, aunque en realidad dentro del circuito de moda es una marca que se ha ganado el respeto y admiración de los expertos, así como de los más fanáticos del estilo.

El universo Moncler está rodeado de auténtica exquisitez, los modelos que conforman sus colecciones son objetos creados con gran sabiduría por parte del equipo de esta compañía, quienes tienen muy clara la esencia que dio origen a la empresa en el año 1952 –en aquel entonces dedicada al montañismo-, basada en excelencia, calidad, versatilidad, atemporalidad e innovación; de hecho la firma se caracteriza por las consecuentes investigaciones en el área tecnológica.

A pesar de que esto suena a términos empresariales, Moncler también ha trazado su camino con líneas que marcan las ilusiones propias de la moda. A pesar de su clásica elegancia, la comunicación visual también ha sido una herramienta importante para conseguir un aire de ensueño.

Para el próximo otoño, la marca decidió resaltar esa parte, mediante una historia fotografiada por Annie Leibovitz, quien es mundialmente reconocida por la magia que le imprime a sus imágenes. Ahora la historia se llena de fantasía, con referencias teatrales y personajes que recrean una ficción de ensueño.

Las obras literarias de J.R.R. Tolkien y Hans Christian Andersen fueron los motores creativos de la campaña que se basa en dos figuras principales: Lucky (vocalista de The Atomics) y su hermana Pyper (también integrante de la banda musical). Esta especie de cuento publicitario narra cómo el verdadero amor (el de los gemelos) siempre gana frente a los obstáculos del mundo. Ambos emprenden una aventura hacia lo desconocido con la promesa de no separarse, armados con las prendas de Moncler.

No contaban con que la Reina del Hielo aparecería en escena y emplearía todo su poder para enamorar a Lucky y buscar que él olvidara a Pyper, quien desaparece en medio de una gran tormenta. Pero la villana no esperaba que el sentimiento entre los hermanos los mantendría unidos y la extraviada estaría intentando llegar hacia su gemelo, acompañada de un lobo. Hasta que un anciano les ayudó a ganar en su lucha contra la malvada.

¡Fin!

  • Comparte en:

Comments are closed.