Una aventura llamada Haute Couture (Parte II)

Luego de nuestra anterior reseña de la Semana de Alta Costura, aquí te mostramos una breve reseña de las colecciones que continuaron presentándose durante los días posteriores:

Homenajeando el mayor valor de la Alta Costura, la creación artesanal, Maison Martin Margiela hizo acto de presencia con una propuesta que tomó elementos del pasado y los utilizó para generar nuevas funciones.

Los paisajes de fondo en las obras del artista Sir Lawrence Alma-Tadema fueron el motivo de inspiración para que el Elie Saab creara su colección. Feminidad y delicadeza en su máxima expresión dieron como resultado vestidos de ensueño, sello característico de este couturier libanés.

Con un toque de humor, Jean Paul Gaultier, tomó elementos del vaudeville para crear una propuesta que resalta la silueta femenina con un toque de poder e irreverencia. La pasarela tuvo, para nosotros, dos momentos de gran emoción: La presencia de Dita von Teese y de la modelo mexicana Issa Lish (ver imagen).

Una gran historia centrada en la ópera fue el motor para que la firma Valentino decidiera crear vestidos especiales para la mujer, que la llevarán en su mente a ubicarse en el escenario de los grandes teatros del mundo.

Viktor & Rolf rindieron tributo al cuerpo femenino, mediante una colección centrada en el mundo del ballet. Lo más interesante es que las bailarinas del Het Nationale Ballet lucieron las creaciones de ese dúo creativo en la pasarela.

Por su parte, Zuhair Murad propone prendas especiales para resaltar esa parte más femenina. Una colección llena de romanticismo en la que algunos looks tienen aires de realeza, mientras que otros se muestran más contemporáneos y en casi todos ellos el encaje se presenta como gran protagonista.

  • Comparte en:

Comments are closed.