Un día de exploración en Estambul

Por Fabiola Meza

Al momento de explorar Estambul no dudé en que el distrito de Sultanhmet era la mejor opción, dado que es donde estuvo asentado el imperio bizantino. Es la parte histórica y turística más importante de la ciudad y aunque tanto la parte nueva como Üsküdar –la parte asiática de Estambul- también tienen cosas que ofrecer, no tienen el encanto de la ciudad vieja.

Una vez asentada en Sultanhmet, lo primero que quería hacer era explorar las mezquitas cuyo relieve se dibuja por toda la ciudad. Las dos más imponentes son la Mezquita Azul y la Mezquita de Suleymaniye, ambas joyas del imperio bizantino que continúan haciendo servicios religiosos y cuyos llamados se pueden escuchar desde cualquier punto.

Para cambiar un poco de perspectiva me encaminé a Santa Sofia, una antigua basílica que hoy ha sido convertida en museo, un edificio tan impresionante por fuera como por dentro, que te transporta a otra época.

Muy cerca se encuentra la Cisterna de la Basílica, cuyo mayor atractivo son las dos cabezas de medusa ubicadas al final del edificio, nadie creería que esas hermosas columnas a media luz tenían la única función de almacenar agua para la ciudad.

No importa la parte del mundo en donde esté, siempre encontraré una oportunidad para ir de compras, y aunque hay una gran variedad de tiendas por la ciudad, tenía que aprovechar la ocasión para visitar el famoso Gran Bazar y el Bazar Egipcio, y practicar el fino arte del regateo. En estos coloridos puestos puedes encontrar desde pescado fresco hasta joyería.

Después de hacer las compras, no hay nada como tomar un té en el parque Gulhane, con sus jardines de rosas y tulipanes y árboles tan altos que tienes que recostarte en el pasto para verlos enteros. Convenientemente es a través de este hermoso parque que puedes llegar a el Museo Arqueológico –que cuenta con artefactos tanto bizantinos como griegos y egipcios- o el Palacio Topkapi, un museo gigantesco que fue la residencia de los monarcas bizantinos, la colección de armas, tapices y vestidos es tan impresionante como las coloridas y trágicas historias de la larga procesión de monarcas y concubinas que vivieron en él.

Fotografías: Fabiola Meza

  • Comparte en:

Comments are closed.