Un cumpleaños especial

balloons-wallpaper-14

Otro año más, otro mes de marzo que parece decir: ¡ya estamos en el tercer trimestre de este 2017!

 
Un año que parece volar, y mientras más años cumplo, ¡más parece que vuelan los días! No sé si seré sólo yo o todos sentimos igual, y precisamente por lo rápido que se va el tiempo me recuerda la importancia de poner atención a “las pequeńas cosas de la vida”… esas pequeñas cosas que al vivirlas con toda intensidad se convierten en GRANDES. El estar rodeada de cariño me dá fuerza para decir “gracias Dios, por dejarme ser y estar”.

 
Durante un tiempo de mi vida sentía que algo me faltaba, hasta que descubrí que la única que me faltaba era yo misma y pude analizar lo que anhelaba y lo que me sobraba. Poco a poco he trabajado en balancear lo que falta y lo que sobra; he llegado a un punto en que pudo decir: “estoy bien y no me falta nada”, de momento, porque no puedo sentarme a ver pasar la vida, ¡tengo que ser parte de ella! Tenemos que hacerlo todos.

 
Tengo amigas que son unas verdaderas triunfadoras. No las envidio en el mal sentido pero me gustaría tener 20 años menos y poder hacer algo de lo que ellas hacen. Sin embargo sigo adelante, nunca me detengo, porque siento que el día que lo haga, ya no tendrá caso estar aquí. La vida definitivamente es algo que debemos apreciar y cada día es un regalo.

 

Optimized-10-1-1

 

Durante las últimas dos semanas he perdido personas queridas que tal vez merecían vivir un tiempo más… se fueron a ocupar su lugar en las nubes… esto me hace pensar, que los que estamos aquí debemos aprovechar cada minuto. Veo a mi alrededor y no puedo menos que maravillarme de poder ver y sentir cada cosa… No podemos olvidar a tantas personas que sufren… no podemos dejar de ser solidarios y ayudar desde nuestra trinchera, sea cual sea.

Poco a poco tenemos que seguir caminando, de ninguna manera decir “un año más, ya son muchos”. Es mejor decir “un año más, qué afortunada soy” y “cuánto me falta por hacer y aprender”.

Todos y cada uno, no importando la edad, debemos aprender de las lecciones que cada día nos da la vida, rectificar si algo no estamos haciendo bien. El mundo no me puede hacer mejor, ni los que me rodean (ni la familia o los amigos), la única que puede tratar de mejorar… ¡soy yo!

Mucho que agradecer, muchas felicitaciones, mucho cariño y por ende, mucho compromiso de no fallar.

 

Contenido Relacionado

Llorar
Juventud aparente o verdadera

 

Ojalá la vida siga regalándome buenos momentos y por supuesto alegría, porque es mi verdadero motor. Espero me conceda asi la capacidad de poder dar y compartir lo mejor de mí. ¡Gracias a todos y cada uno que se toman el tiempo de leerme!

  • Comparte en:

Comments are closed.