Un año más…

Un año más llegó, y con el expectativas nuevas de vida. Una vida mejor, muchos propósitos, planes… y todo esto a medida que pasan los días y los meses se van perdiendo en el olvido.

Aquellos primeros días en que no faltábamos al gimnasio, o a la dieta -por decir algo- se nos van olvidando, el “voy a visitar más a mis padres” o a mis amigos o tantas cosas que pensamos se nos pasó. Tal vez si cambiáramos de método las cosas nos funcionarían mucho mejor.
¿Qué tal hacer una lista de cosas importantes -realmente importantes- y releerla cada día?. La repetición de nuestros deseos hace que la fuerza del universo nos permita realizarlos.
Haz una lista de todo lo que te gustaría recibir, o dar, o compartir, lo que sea. Por muy exagerado que parezca escríbela y léela, ¿faltó algo? ¡auméntalo!, no temas pedir por el contrario pide y después vuelve a leerla. ¿Ya?, bueno pues ahora a leerla diariamente, con fuerza y poco a poco verás que irás tachando las cosas ya realizadas más pronto de lo que te imaginas.
Claro, pide cosas con coherencia, si eres bajita, no puedes pedir “quiero crecer”, pero sí puedes pedir “quiero estar contenta con mi estatura”. O si eres morena pidas “quisiera ser blanca”. Pide cosas importantes, que valgan la pena, que te ayuden a ser mejor y a hacer felices a los que te rodean, que incrementen tu generosidad, que te hagan apreciar lo bueno y lo malo de la vida para así valorar nuestro diario vivir. Pide con fe. Te aseguro que conseguirás más de lo que te imaginas.

enero 1
Que tengan un estupendo año, sean felices con lo poco o lo mucho. Tengamos la mano abierta para dar. Vaciemos clósets, lo que a muchos nos sobra a muchos más les falta, además hace que la energía circule y así puedan venir cosas nuevas, si no esta se estanca y no hay espacio para más. Haz lo mejor que puedas por los demás para que puedas ir siempre con la frente en alto y viendo llegar todo lo bueno.

 

  • Comparte en:

Comments are closed.