Un aliado en el camino

Llegar a casa y quitarse los tacones. Libertad. Luego de un arduo día de trabajo, los pies por fin se relajan, las piernas completas lo hacen, y de inmediato parece que la mente también.

La sensación se duplica durante los viajes, cuando la emoción nos empuja a recorrer kilómetros a pie —de un museo a otro, de una tienda a otra, de un hotel a otro— e incluso a improvisar algunos pasos de baile si es que nos atrapó la música del bar de moda.

 

Contenido Relacionado

PLEASE RETURN POLAROID, DE MILES ALDRIDGE
BELLEZA EN ALTA TENSIÓN

 

Para que la relajación al descalzarse sea completa e integral, Sisley creó Huile Affinante au Gingembre Blanc pour les jambes, un aceite de textura suave y ligera hecho a base de un extracto de jengibre blanco al que se le suman las propiedades del ginkgo biloba, el romero, la verbena, el karité y la macadamia, entre otros ingredientes 100 por ciento naturales, tal como nos ha acostumbrado esta firma francesa de fitocosmética.

Su aroma fresco ya invita a pensar en un spa portátil y su aplicación completa la sensación: hay que usar una pequeña dosis para cada pierna, y esparcirlo desde la planta de los pies hasta la cadera con movimientos circulares. De inmediato la piel se suaviza y el aceite comienza a ejecutar sus cuatro acciones.

  1. Descongestiona los tejidos, aportando ligereza a las piernas
  2. Favorece a la eliminación de grasas y limita su almacenamiento
  3. Proporciona firmeza
  4. Nutre, regenera y promueve la flexibilidad y el confort

El efecto total se resume en una palabra: alivio. Y es que muchas veces olvidamos consentir a los pilares de nuestro movimiento. Dedicarles unos minutos nutriéndolas con un aceite como este que presenta Sisley, es un voto para eliminar el estrés acumulado y darles un descanso más profundo, lo que resulta en unas piernas que lucirán más sanas y, por ende, mucho más bellas.

sisley-paris.com

 

  • Comparte en:

Comments are closed.