San Juan de Ulúa: Donde los ecos aprisionan

Una fortaleza en la isla aledaña al puerto de Veracruz que nos transporta a condenas, esclavitud, navegación y saqueos piratas; una realidad en la historia de México, una construcción para la posteridad.

Destacados líderes mexicanos como Benito Juárez y Porfirio Díaz purgaron su condena en lo que fue la prisión de San Juan de Ulúa, junto con muchos otros periodistas, obreros y revolucionarios de siglos pasados. Hacía mucho calor cuando llegamos a esta pequeña isla de gran historia, muros de coral, oscuros pasillos que parecen venirse abajo, cañones, patios, torres y musgo brotando del suelo; no sin antes atravesar el puerto de Veracruz –el puerto marítimo comercial más grande de México– e impresionarnos por su infraestructura: enormes máquinas que levantaban contenedores como si fueran cajas de cartón y los llevaban a las embarcaciones.

Además de cárcel, San Juan de Ulúa fue una fortaleza y puerto español en tiempos del descubrimiento de América, de las exportaciones de oro a Europa y los ataques piratas. Sus paredes de piedras grisáceas fueron construidas por indios esclavos al mando de Hernán Cortés, y hoy día sobreviven a la humedad y a los ecos de terribles destinos. Nosotros caminamos bajo el sol ardiente imaginando aquellos días en que los piratas amenzaban a la lejanía cuando barcos cargados de oro partían rumbo a España; sobretodo imaginamos las noches que pasaban los prisioneros en asfixiantes calabozos en que apenas entraba un rayo de luz de luna.

Contenido Relacionado

Punta Cana es playa pura
El esplendor maya de Guatemala está en Tikal

Entonces atravesamos el Puente de los Suspiros que unía la fortaleza con el revellín donde se almancenaban armas y municiones en la época virreinal, que se elevaba para impedir el paso en caso de ataque. Trágicamente fue nombrado así porque cuando los presos los cruzaban para ser encarcelados era difícil que salieran con vida. Y yo estaba segura que este lugar permanece prácticamente igual a lo que fue siglos atrás; ahí el encanto de caminar con sombrero puesto y animo silencioso.

¿Cómo llegar?

Desde el Acuario de Veracruz se pueden tomar buses turísticos hacia el fuerte de San Juan de Ulúa. También es sencillo llegar en taxi o auto privado desde el malecón de Veracruz, pasando por el puerto sobre una carretera que bordea el mar, en menos de 20 minutos.

  • Comparte en:

Comments are closed.