Realidades sobre la maternidad

Aún recuerdo cuando estaba embarazada y las expertas mamás me daban consejos y me compartían sus experiencias, pero hay ciertas cosas que no me dijeron o al menos yo no presté mucha atención. Por eso el día de hoy me gustaría decirles unas realidades y consejos que creo yo deberían de tomar en cuenta para el nacimiento de su bebé y su desarrollo.

1. Realidad: ¡El parto duele horrible!

Yo sé que todo mundo te dice que es el peor dolor del mundo, pero en realidad cuando estás embarazada no dimensionas el dolor que es traer un bebé al mundo. Independientemente de si es parto natural o cesárea las contracciones son el peor dolor que puedas sentir y ni se diga al momento del alumbramiento. Lo padre es que una vez que tu bebé nace y lo ves, todo ese sufrimiento termina y se convierte en un amor inmenso. Aunque dicen que es un dolor que se olvida, yo a la fecha me sigo acordando jajaja.

2. Tú y solo tú decides como traer a tu bebé al mundo, ya sea parto natural, cesárea programada, parto humanizado, parto en agua, etc.

Y te digo que solo tú porque tú eres la embarazada, tú eres la protagonista de este suceso junto con tu bebé, claro que siempre apoyada y tomando en cuenta la opinión de tu pareja o el papá de tu bebé. Al final de cuentas eres tú quien debe estar 100% segura de lo que quiere hacer pese a lo que te digan las demás personas. Pero recuerda siempre consultarlo primero con tu doctor, tomando en cuenta que es lo mejor para ti y para tu bebé.

3. Tu mamá, tu suegra, tu abuelita, tus tías, tus primas, tus amigas, todas, todaaaas te van a dar mil consejos…

Y te van a querer decir que hacer ante ciertas situaciones y más siendo primeriza, donde no tienes ni idea de nada. Lo que yo te aconsejo es que tomes lo que crees que va con tu ideología y la de tu pareja, agradezcas por sus consejos (porque obvio no lo hacen en mala onda) y que sigas tu instinto de mamá, porque finalmente tú y tu pareja son quienes más conocen a tu bebé y sus necesidades. (Obvio siempre guíate con lo que te diga el pediatra).

4. En cuanto a la lactancia

Yo sé que dar pecho durante los primeros 6 meses de vida del bebé es lo ideal y lo mejor para el bebé, y nosotras como mamás siempre vamos a querer lo mejor para ellos. Cuando estás embarazada juras que es algo súper sencillo que claro que vas a poder lograr, pero la realidad de las cosas es que amamantar es un arte, y es algo complicado de lograr, más no imposible. Definitivo el primer mes es el más difícil porque es el acoplamiento de la mamá con el bebé, aparte de que te duele mucho, te salen grietas y es muy demandante. Pero les prometo que solo es un mes difícil, ya una vez que le agarras la onda es algo hermoso. No te des por vencida tan fácilmente porque tú puedes lograrlo. Y en caso de no haber logrado una lactancia exitosa, no te sientas mal (porque en verdad sientes como una sensación de culpa), recuerda que no todo es color de rosa y no todo puede ser perfecto y no por eso es tu culpa, simplemente son cosas que pasan. (Te recomiendo acercarte a una asesora profesional en lactancia).

5. Si no quieres frustrarte y preocuparte, nunca compares a tu bebé con otros bebés

Cada bebé es diferente, cada bebé tiene su propio ritmo y tiempo de desarrollo y crecimiento. Hay bebés que caminan más rápido pero no hablan,hay otros que hablan pero no caminan, hay bebés más estimulados y otros que son más tranquilos, hay bebés que duermen toda la noche al mes y otros que al año siguen despertando en la noche; así podría mencionar mil cosas. Así que solo tu bebé sabrá cuando y como hacer las cosas.

6. Ser mamá no te impide ser mujer y esposa

Así de fácil, yo sé que ser mamá te consume la mayor parte de tu tiempo, pero no dejes de arreglarte para ti, para sentirte mejor. Ser mamá no significa dejar de ser esposa, consiente a tu esposo, y sigue conquistándolo todo los días, tómalo siempre en cuenta.

7. Por último, quiero que seas consiente de que NO EXÍSTE LA MAMÁ PERFECTA…

Pero si hay mil maneras de ser la mejor mamá para nuestros bebés. Somos seres humanos con errores como cualquier otro. Nosotros siempre vamos a ver por nuestros hijos, su bienestar y su felicidad, pero hay cosas que están fuera de nuestro alcance, como accidentes y la falta de experiencia. Así que si te sientes frustrada o con culpas, deja eso a un lado y recuerda que siempre es mejor una Mamá perfectamente imperfecta. Al final de cuentas para nuestros hijos siempre seremos las mejores mamás.

¡Cada bebé y cada mamá es diferente!

Es por eso que lo mejor que les puedo aconsejar es vivir su maternidad al máximo, siempre aprendiendo de los errores y tratando de ser las mejores para nuestros bebés.

  • Comparte en:

Comments are closed.