¿Qué podemos aprender de una lesión?

Te cuento que éstas últimas semanas he tenido días que no me he sentido muy yo; mi energía está muy baja, me he enfermado dos veces durante la misma semana del estómago y cuando apenas tomaba ánimos para practicar Yoga, mi cuerpo se sentía como “atorado” o como si algo lo bloqueara; y la molestia crónica que tengo en mis isquiotibiales (ya hablamos de eso aquí) por haberme lesionado hace años, se sentían más intensas que nunca.

Nuestro cuerpo es sabio, nos habla constantemente, pero ¿cómo escucharlo si andamos todo el tiempo tan distraídos en la mecánica de nuestra vida? Existen grandes filosofías  que explican cómo las enfermedades o incluso los accidentes se relacionan con una parte emocional que nos viene a dar una lección, nos invita a detenernos, prestarle atención y si estamos listos para aprender el mensaje, ayudarle a sanar, aunque ese camino no sea tan fácil.

meditation1c

Ahora que estuve enferma del estómago, me preguntaba: ¿Qué es lo que me está costando procesar?, ¿por qué dudas de ti?, ¿por qué sientes algunas cosas que no tienen tanto sentido?

Es una sensación extraña, como de falta de fuerza de voluntad, que en la filosofía yoguica conecta con nuestro tercer chakra, conocido como manipura, representado de un bello color amarillo y el elemento fuego. Esto también lo relaciono con la ciencia de la “Ayurveda”, que tiene que ver con el “Agni” o fuego digestivo; que se refiere a nuestra habilidad de procesar todos los aspectos en la vida, incluyendo la comida, nuestras experiencias, memorias o impresiones. Si el Agni está fuerte, podemos procesar los alimentos eficientemente y asimilar nuestras experiencias diarias, cuando está débil, no digerimos bien y se genera toxicidad en nuestro cuerpo.

Contenido Relacionado

6 razones para no abandonar tu sueño
¿Estás lista para un juicing?

Muchas veces es complicado estar alerta y reconocer que cuando hay una lesión debemos ser más compasivos con nuestro cuerpo. Cuando practicas Yoga, enseñarte a reconocer que está ahí y que debes aprender a ser paciente, no es una competencia contigo. Tenemos siempre la alternativa de no violentar el cuerpo (aplicando la práctica de “Ahimsa” ), y  por supuesto siempre adoptar variantes en las posturas; aprendiendo a escuchar nuestro cuerpo.

Cuando estamos enfermos, tal vez debamos detenernos y preguntarnos qué es lo que nos quiere enseñar nuestro cuerpo o por qué se presentó la enfermedad, o incluso sanar el corazón para que también se vaya la enfermedad y no solo buscar tapar temporalmente el problema. ¿Alguna vez te has preguntado si te enfermaste por acumular tanto coraje o dolor del pasado? Tal vez el trabajo consista en aprender a perdonar. Sé que esto puede ser un nuevo concepto para ti o te cuesta creer que ambos aspectos estén relacionados, pero yo sí creo que este tipo de cosas que nos pasan nos vienen a enseñar sobre nosotros, a fortalecernos o sensibilizarnos, enseñarnos a soltar cosas del pasado o a encontrarnos con nuestra consciencia y en nuestros pensamientos, decisiones y acciones que tomamos, para poder vivir libres de la enfermedad, con una vida más armónica, con más sentido y más equilibrio.

Namaste

  • Comparte en:

Comments are closed.