Noemí Ontiveros, Curro / Special Projects & Sales

Foto: Inés Magaña

Te presentamos la conversación completa que tuvimos con Noemí Ontiveros, presentada en la edición 40 de A, The Style Guide by Andares.

¿Recuerdas cómo fue tu primer contacto con el arte y cómo surgió tu fascinación con este mundo?
Cuando mi tía me llevaba desde muy chiquita a museos. Me enseñaba a fijarme en los detalles de los retratos y los paisajes, en las texturas, las luces, etc. Sentía que entraba a otro mundo con otro lenguaje y otras formas de comunicación.

¿De qué manera comenzaste a involucrarte en el arte? ¿Cómo fueron tus primeros pasos en el circuito?
Cuando estuve de intercambio en Francia, como parte de la carrera que estudiaba, aprovechaba cada oportunidad que tenía para ir a museos. La sensación que me provocaba estar en contacto con piezas tan distintas se parecía mucho a las mariposas en la panza, algo que definitivamente me emocionaba mucho sentir. Después de terminar la carrera y trabajar un poco decidí estudiar una maestría en algo que pudiera vincularse con el arte sin ser artista, sino como gestora, donde el arte sea el medio y el lenguaje, así que encontré que en Casa Lamm en Ciudad de México existía la opción de Gestión de arte y me inscribí sin pensarlo. La maestría fue, sin duda, un punto de partida importante para adentrarme, conocer gente y empezar a explorar por qué camino quería enfocarme. Después tuve la oportunidad de trabajar en el área de Cultura en la Embajada del Reino de Arabia Saudita en México, un trabajo que para mí era como transportarme a otro mundo. Colaborar dentro de Salón Producciones y específicamente en el proyecto Pase Usted fue una experiencia increíble de trabajo en equipo, buscando hacer ciudad y donde la cultura funciona como una herramienta esencial. A partir de eso trabajé en festivales de cine, de arte y en proyectos diversos de piezas que respondieran a contextos específicos. En Nueva York colaboré con proyectos de arte en espacios abandonados y en vinculación con su contexto y comunidades.

 

Contenido Relacionado

MARÍA MERCEDES ESPERALBA, PRESIDENTA DE NOSOTROS POR LOS NIÑOS CON CÁNCER A.C.
MAYE VILLA DE LEMUS

 

Creo que en México, y sobre todo en Guadalajara, el tema de espacio público está muy desaprovechado, lo cual genera muchas oportunidades

¿Cómo es tu día a día en Curro? ¿Cuáles son tus tareas específicas en la galería y qué es lo que más disfrutas de este trabajo?
Es variado porque no es un trabajo de oficina con hábitos o necesidades constantes. Mi trabajo está relacionado con formas diversas de acercamiento, tanto de la galería y de los artistas con públicos diversos y con instituciones. Tiene que ver con difusión, actividades paralelas y alianzas estratégicas. Hay días que implican juntas muy largas de planeación, llamadas y correos, y otros en los que resolvemos producción de algún evento, visitas a los estudios de los artistas o visitas de grupos a la galería. Lo que más disfruto es, definitivamente, el contacto con la gente, con los artistas y los intercambios que eso detona y cómo se puede compartir ideas y generar preguntas.

¿Cómo nació Arte para la ciudad y cómo se ha desarrollado el proyecto hasta ahora? ¿Cuál es el futuro que imaginas para él?
Es sin duda el proyecto que más me apasiona. Cuando estuve en Nueva York me di cuenta del impacto que genera experimentar la ciudad a través del arte en sus espacios públicos y de las nuevas formas en las que podemos relacionarnos con la ciudad. Creo que en México, y sobre todo en Guadalajara, el tema de espacio público está muy desaprovechado, lo cual genera muchas oportunidades. Siendo tapatía me parecía importante que el proyecto iniciara en Guadalajara y, a pesar de que ha sido un proceso largo y complicado, creo que ha valido la pena. Dentro de la primera edición –que se llevó a cabo en octubre y noviembre del año pasado como parte del Festival Sucede–, se propuso el Mirador Independencia, un parque increíble con una vista impresionante de un espacio tan icónico para la ciudad como es la Barranca de Huentitán, y que sin embargo no muchos conocían. Lo que hicimos fue generar un programa de actividades culturales que respondieran a su contexto, incluyendo proyecciones de cine al aire libre, un concierto de bandas locales al atardecer, una caminata con intervenciones sonoras dentro de la barranca, un taller, un foro y una intervención en el espacio creada por el artista Sebastián Vizcaíno. ¡La asistencia que se logró fue una gran sorpresa! Me decían que en Guadalajara la gente es apática y esta experiencia probó todo lo contrario: muchas personas experimentaron este increíble espacio de una forma nueva, y muchos otros tuvieron el pretexto para descubrirlo. Lo que sigue es seguir creando experiencias dinámicas en otros espacios de la ciudad y enamorarnos de ella; en un futuro no tan lejano me gustaría que sucediera en otras partes del país. ¡Tenemos muchas opciones por descubrir!

El arte mexicano está en un momento muy importante, tal vez en el de más fuerza en cuanto a reconocimiento y posicionamiento internacional

De una manera muy general, ¿quiénes son tus artistas favoritos del arte contemporáneo a nivel global? Y en cuanto a mexicanos, ¿quiénes son los artistas a los que más les sigues la pista?
Me gusta mucho el trabajo de Olafur Eliasson, cómo representa temas importantes y su estética; lo que hace en espacios públicos me encanta. James Turrell es otro artista que juega con la luz y el espacio de una forma muy interesante. Y en cuanto a artistas mexicanos, me sorprenden mucho las experiencias que genera Rafael Lozano-Hemmer quien, a partir de la tecnología y el contacto con las audiencias, hace que las piezas cobren vida. Los procesos de Pedro Reyes me parecen muy interesantes también.

¿Hay alguna pieza de arte que haya marcado un momento de tu vida? ¿Cuál es y por qué fue tan relevante?
Es complicado elegir una en particular; creo que en cada etapa ha habido diferentes piezas que me han movido. Recuerdo que me impresionó mucho El jardín de las delicias del Bosco. Es un tríptico alucinante y muy atrevido en cuanto a estética, temáticas y sobre todo muy avanzado para la época en la que fue creado –alrededor del año 1500–.

En tu opinión, ¿cuál es el estado actual del arte en México? ¿Cuáles son, para ti, los puntos fuertes de la escena y cuáles sus áreas de oportunidad?
Creo que el arte mexicano está en un momento muy importante, tal vez en el de más fuerza en cuanto a reconocimiento y posicionamiento internacional, no sólo en el arte contemporáneo, sino en cine, diseño, etc. Creo que México es un campo fértil para la experimentación, la creatividad y que las temáticas sociales que nos está tocando vivir son muy complejas, pero que a la vez han provocado una especie de oportunidad, de voltear a ver nuestro potencial. Creo que cada vez el impacto será más más fuerte si trabajamos en equipo.

 

Lee el texto de nuestra edición impresa aquí.

  • Comparte en:

Comments are closed.