MUJER… ¡ÁMATE!

A veces como mujer verte en el espejo es solo buscarte pretextos para la crítica… que las anchas chaparreras, el gordito de los brazos, la celulitis de los muslos… la lista interminable de lo imperfectas que lucimos frente al espejo.

istock_000005490020_large

 

Confieso que soy una mujer que muchas veces se ha cuestionado el ancho de sus caderas y de sus muslos, que ha odiado la imagen que se refleja en el espejo, que ha deseado mil veces verse o ser como las supermodelos o tener el cuerpo de la fulanita.. que todavía, a pesar que todo el lo que me ha enseñado el Yoga, como aprender a quererme, a honrar mi cuerpo… a veces crítico a otras mujeres y se me olvida que somos hermanas, somos aliadas, no competencia y que cuando me expreso mal de mí o de ellas, sólo le doy el poder a otros para sentirse igual que yo y que además, hagan lo mismo.

 

featured-image-1

 

Cuando me comparo me quito toda la felicidad y orgullo de ser yo, de ser mujer. Éste es el único cuerpo que tengo y que tendré durante esta vida y más vale que me vuelva su amiga porque siempre me está escuchando. Así que hoy acepto todo lo que soy y todo lo que fui, honro mi cuerpo como un lugar sagrado que habito y reconozco que es prestado, agradezco estar completa y sentirme hermosa por dentro y por fuera.

Contenido Relacionado

Posturas yogui por si estás de pie todo el día.
Karma Yoga.

No vales menos ni más por el tamaño de los muslos o caderas, ni el peso. El amor verdadero y tu felicidad comienza por una misma, nadie más te lo puede quitar, y esa es una decisión que hay que tomar todos los días. Hoy, mejor, ¡busca un pretexto para sentirte orgullosa de ti! Di en voz alta: “Querido cuerpo: somos aliados, no somos opuestos”.

  • Comparte en:

Comments are closed.