MUJER A | Rosa Sánchez Gutiérrez, «blogger»

Cuando abrió su blog hace dos años y medio, muchas personas le dijeron que era un sinsentido. Ella no hizo caso y decidió seguir adelante con thetalkinglipstic.com, una plataforma digital de moda y estilo de vida que —en las cuatro redes sociales en las que está presente– suma una comunidad de más de 18 mil seguidores.

Rosa —quien se describe a sí misma como «una entusiasta y amante de la vida, fanática de la fotografía y usuaria de la moda como medio de expresión»— es hoy, con solo 22 años, una estudiante de Comunicación en Medios Digitales que ha logrado convertir sus gustos y pasiones personales en una empresa que ya genera ingresos y que se ha convertido «en un trabajo 24/7».

«A veces suena muy padre para otros que seas blogger. Parece que es divertido todo el tiempo y que las marcas te regalan muchas cosas. Pero la gente que piensa así, no suele ver todo el trabajo que hay detrás. El de —por ejemplo— la producción de las fotografías y el contenido que publico. En los blogs tienes que estar generando contenido relevante todo el tiempo». Además, cuenta, el trabajo exige labores administrativas y casi «de oficina»: responder mails, asistir a juntas, diseñar la logística de las producciones, mantener actuales las estrategias de comunicación, proponer o estudiar alianzas. Todo eso lo combina con sus clases y con su trabajo en una agencia de publicidad a la que asiste tres veces por semana.

Si The Talking Lipstick ha tenido éxito no es solo por la calidad de las fotos y la originalidad de los looks que luce Rosa (y que la han convertido en un referente de estilo para sus seguidores). El ingrediente «secreto» es, en sus palabras, la honestidad. «Si haces un blog para “ser popular” o para que te den cosas gratis lo vas a dejar morir muy rápido, porque la inspiración no será tanta como para que aguantes la friega que hay detrás. Así que tus intenciones deben ser honestas. También se necesita constancia y perseverancia. Por más que tengas mil cosas que hacer debes darle continuidad a tu idea». Ella resume todos estos valores en una sola frase: «Sé fiel a tu esencia», que considera un eje para todas sus decisiones personales y empresariales: «Entre más defines tu personalidad mejores decisiones puedes tomar. Es un principio que me ayuda incluso a discernir con qué marcas aliarme y con cuáles no. Si algo no va con mi estilo no puedo y no quiero recomendarlo, porque ¿qué mensaje estaría dando? Podría perder la credibilidad que he ganado».

Quienes le dijeron alguna vez que su emprendimiento era una locura hoy se encuentran felizmente sorprendidos de su éxito. Y quienes siempre apoyaron su idea ven en ella la comprobación de lo que ya sabían que pasaría: «Mis papás son mis fans número uno. A mi papá le encanta la tecnología y fue él el que una vez me dijo “deberías ser blogger”. Yo ni siquiera sabía qué era eso. Me explicó y me hizo mi página. Estoy muy agradecida porque me han apoyado muchísimo en todo esto».

  • Comparte en:

Comments are closed.