Mujer A | Maye Villa de Lemus

ANDARES38_V-61

 

En octubre de 2015, la vida de Maye Villa comenzó a cambiar las de otros. Ese mes, rindió protesta como presidenta del DIF Zapopan —municipio del que su marido Pablo Lemus, es presidente— y aseguró que trabajaría por la prosperidad de los zapopanos. Lo ha hecho desde entonces: «Mi motor principal son mi familia, mi esposo, mis hijos, mis padres y, en este momento, las personas por las que trabajo, que pertenecen al sector más vulnerable de la sociedad; soy muy afortunada de tener esta oportunidad, estoy aprovechándola al máximo. Me siento realizada y feliz de poder servir al otro».

Madre, esposa, ciudadana y servidora pública, para administrar su tiempo tiene que comenzar el día desde muy temprano: «Me levanto a las 6:15 am para despertar a mis hijos, darles los buenos días y llevarlos al colegio. Regreso a mi casa para salir a hacer ejercicio. Por las mañanas me gusta hacer oración, para luego integrarme a mis diferentes actividades relacionadas con el DIF Zapopan, que siempre son diferentes: visitar comunidades, asociaciones civiles, familias vulnerables y reuniones
para recaudar fondos. Estoy convencida de que el trabajo en conjunto con personas y organismos de la sociedad nos harán lograr nuestros objetivos sumando esfuerzos. Por las tardes dedico el tiempo a mis hijos y a mi papá, quien representa una parte muy importante de mi vida y es un gran ejemplo. Ya por la noche, disfruto cenar con mi esposo y compartir nuestro día».

La energía para hacer cumplir su agenda y mantener su vida en equilibrio, la obtiene de la fe: «Creo que todos en esta vida tenemos un ser supremo al cual encomendarnos, por eso al levantarme, mi primer pensamiento es “En tu nombre”; eso me da la fuerza para afrontar el día a día, debido a que en este servicio hay momentos de muchísima satisfacción y otros complicados, porque en esta vida todo lo que vale la pena no es fácil. Este lema llegó a mí la primera vez que hice un proyecto de vida; fue una experiencia de reflexión en mi adolescencia, que hasta ahora ha marcado mi vida».

¿Qué es lo que más le apasiona a Maye? Estar con su familia, darse espacios para reencontrarse consigo misma y, además de la moda —disciplina en la que se formó como diseñadora—, lo que más disfruta en la actualidad es su trabajo en el DIF Zapopan. La razón: ahí tiene la oportunidad de incidir para modificar realidades. «Estoy convencida de que si logras tocar profundamente la vida de una persona para mejorarla, cualquier esfuerzo habrá valido la pena. Y hoy tengo la fortuna de que no sea sólo una, si no muchas más las historias de vida que podamos transformar».

  • Comparte en:

Comments are closed.