Montevideo, al sur el verano espera…

Si necesitas huir del frío y resguardarte en el verano sureño, el lujo y la sencillez de Montevideo, te atrapará.Un destino que reúne paisajes maravillosos, escenarios rústicos y atracciones exóticas. La capital del Uruguay hace que todo visitante, sólo se quede con una necesidad, la de regresar.

El primer contacto que tuve con la República Oriental del Uruguay fue en Guadalajara a través del delicioso restaurante, El Uruguayo —que tenemos desde hace un par de decenios en la ciudad. Ahí su propietario me dio las primeras pistas de lo que un paisano suyo es: “¿Sabes cómo diferenciar a un argentino de un uruguayo?”, me preguntó. “No”, dije sin pensar, ni profundizar. “Es muy sencillo, el argentino toma mate pero el uruguayo carga la matera bajo el brazo todo el tiempo, a todas horas y no la quita de ahí más que para beber o rellenarla”… años después, durante una inolvidable visita a Montevideo, lo comprobé. En el puerto, en el mercado y en todas partes que haya más de un hombre reunido se les verá con su matera bajo el brazo, lista para proporcionarles ese placer que sólo los sureños —y uno que otro extranjero— logran disfrutar tan envidiablemente.

Pero si el mate sabe amargo, Montevideo sabe dulce, salado y hasta delicioso gracias a su diversidad gastronómica. Desde sus típicos dulces Ricardito (merengues cubiertos de chocolate) pasando por deliciosas pizzas herencia italiana y terminando, claro está, con esa carne que se devora con pecado.

  • Comparte en:

Comments are closed.