Miuccia Prada: heredera de un imperio, madre… y eterna rebelde

Los años de adolescencia de Miuccia Prada no presagiaban ningún futuro en el mundo de la moda: la joven Prada estudió Ciencias Políticas en una época de gran agitación social en Italia, si a esta decisión le agregamos su natural rebeldía, una abierta militancia comunista y el deseo de escribir sus propias reglas, era improbable que Miuccia algún día tomara el timón de Prada, estandarte del lujo y glamour en el mundo.

Contenido Relacionado

Rei Kawakubo,
moda que desafía y libera
Abel López, estética que persigue la eternidad

Pero la rebelde Miuccia, nacida un 10 de mayo de 1949 en Milán, siempre se reserva la última palabra. Dueña de una inteligencia e imaginación prodigiosa y un temperamento incontenible, Miuccia no sólo asumió  las riendas de la mítica Prada, fue la responsable de llevar la marca, fundada en 1913, a nuevas alturas, creando no sólo ropa hermosa sino, en sus propias palabras: “…Ropa que sea interesante, considerada e inteligente y no fuera de lugar”.

A las vanguardistas ideas de Miuccia Prada se les atribuye el mérito de “reinventar la femineidad” y esta aseveración es muy justa: desde que en tomó el control del negocio familiar en 1978 Prada se ha convertido en un punto de convergencia donde la moda y el estilo se mezclan con el arte y las nuevas tendencias, logrando que las prendas tengan un lenguaje propio que exalte valores y cualidades en quien las porta, yendo más allá de sólo “vestir” una rúbrica.

Miuccia, casada con Patrizio Bertelli, además de dirigir un imperio es madre de Lorenzo Bertelli Prada, celebre piloto de rally.

El fuego de la rebeldía que caracterizó na Miuccia en sus años de juventud no se apagó, evolucionó. En las colecciones de Prada existe una elocuencia que va más allá de las tendencias, una búsqueda por interpretar las necesidades y deseos de nuestro tiempo, del aquí y el ahora; y la portentosa mente de Miuccia junto a su eterna transgresión de lo establecido ha sabido integrar todos los elementos fragmentados en piezas de belleza atemporal, en ropa y accesorios que otorgan un sentido, un impulso vital.

Citando a Miuccia Prada: “Es horrible cuando las personas sólo están interesadas en la compra de las etiquetas, ya que no les traerá la felicidad que creen que lo hará” por ello, el esmero de la marca italiana en crear experiencias que trasciendan la ropa y los accesorios.

Miuccia Prada, la mujer que en su Juventud participaba en manifestaciones vestida de Yves Saint Lauren, le dio con su rebeldía y transgresión una nueva vida al icono del lujo.

  • Comparte en:

Comments are closed.