Más allá del fútbol: Rusia y sus encantos

El vodka, la Unión Soviética, el caviar, las bajas temperaturas y muchos otros clichés son los que seguramente cruzan tu mente cuando piensas en Rusia. Pero realmente, ¿qué tanto sabemos de este país?

El estado transcontinental con mayor extensión en el mundo, se prepara para ser el anfitrión del Mundial —a inaugurarse en próximos días— y qué mejor oportunidad para descubrir todo lo que ofrece esta nación que tomando como excusa la fiesta más importante del fútbol. Desde las icónicas y extensas estepas hasta el legado arquitectónico de la era zarista de Nicolás II, Rusia esconde incontables misterios más allá de la Plaza Roja, plasmados en una gastronomía, vegetación e historia que han sido determinantes en los acontecimientos más importantes del viejo continente.

Moscú

El centro económico, político y cultural de la Federación Rusa, caracterizado en miles de estampas por la imponente Catedral de San Basilio, es ideal para tener un primer contacto con esta cultura tan introvertida como profunda. Visitar el Teatro Bolshoi, el Parque Gorki, el Kremlin o el bohemio barrio de Arbat, te llevan a admirar un contraste entre la Rusia más majestuosa y la modernidad del siglo XXI.

San Petersburgo

Esta joya ubicada en el norte del país y a orillas del río Neva, no es llamada «La Venecia del Norte» por casualidad, y es que la cantidad de canales y puentes que recorren la ciudad hacen justicia a su popular sobrenombre. Una ciudad cargada de historia que encontrarás plasmada en lugares como la imponente Plaza del Palacio, donde podrás visitar el famoso Museo del Hermitage y el Palacio de Invierno, lugar de inicio de la Revolución Rusa de 1917. ¿Eres un amante de las catedrales? Te aseguramos que no tendrás tiempo de verlas todas.

Anillo de Oro

El contraste de la Rusia urbanita con la zona rural te dejará sin palabras. Esta zona geográfica, ubicada a las afueras de Moscú, está formada y delimitada por una serie de ciudades principescas tales como Súzdal, Sergiyev Posad o Kostromá, entre otras, en donde podrás caminar por verdaderos museos al aire libre, iglesias y kremlins que atestiguan el patrimonio y la historia rusa. Puedes ir y volver en un día o dedicar hasta una semana, dependiendo de cuántos pintorescos pueblos decidas visitar.

 

Lago Baikal

Hablar de un espacio que contiene el 20% del agua dulce del planeta y que sea, a su vez, el quinto río más largo del mundo, es hablar de títulos que no cualquier ecosistema puede presumir. El Lago Baikal, conocido como «Ojo Azul de Siberia» es un emplazamiento único en el mundo y un espectáculo se mire donde se mire, tanto por sus dimensiones como por la belleza paisajística que lo rodea.

Palacio Peterhof

La majestuosidad de los zares se puede observar en diferentes puntos de todo el país. A tan sólo 26 kilómetros de San Petersburgo, se encuentra uno de los grandes legados que dejó Pedro El Grande; un recinto que nada tiene que envidiar al Versalles de París, con 20 fuentes, 2 cascadas, 40 estatuas y más de 200 bajorrelieves rodeados por vastos jardines que conectan en perfecta armonía con la arquitectura zarista.

  • Comparte en:

Comments are closed.