Malta: un mosaico de culturas

 

Si en algún lugar quieres experimentar lo que ha sido la historia de encuentros y desencuentros entre África, Asia y Europa, te recomiendo visitar Malta, porque ofrece un mosaico de culturas que tras siete mil años de historia ha cobrado vida propia con playas y paisajes únicos bajo el benigno sol mediterráneo.

La ubicación de sus tres islas, al sur de Sicilia, la ha obligado a formar parte de las páginas de muchas culturas, lo cual se puede apreciar desde las estrechas callejuelas de sus ciudades desde donde escucharás la lengua maltesa, una mezcla de varios idiomas cuyo predominio es el árabe.

Malta ha sido siempre orgullo de los cristianos que defendieron su fe ante las amenazas de otros imperios, como puede atestiguarse en La Valeta, la capital, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Mientras España conquistaba América, los Caballeros de la Orden de San Juan conseguían defender Malta de los turcos. Hasta hoy, la fe cristiana se vive con orgullo en todo un país que presume de contar con 365 iglesias, una para cada día del año. La más importante es la Concatedral de San Juan en La Valeta; se trata de una espléndida iglesia barroca que lleva en sus entrañas la pintura maestra de Caravaggio: La decapitación de San Juan Bautista.

La amurallada Mdina, su antigua capital, además de ofrecer hermosas vistas de la isla y el Mediterráneo, tiene su propia historia que contar desde la edad de bronce. En la zona, los romanos encarcelaban a sus presos en extensas grutas de la región. Ahí pasó un tiempo San Pablo luego de naufragar frente a las costas de Malta. Hoy se puede apreciar la catedral de San Pablo en Mdina, también de arte barroco, que bien vale la pena conocer.

Más allá de su cultura, Malta ofrece paisajes estupendos como la Ventana Azul, una enorme roca-arco de 20 metros de altura en la isla adyacente de Gozo. En ella la fuerza del mar ha esculpido sobre los acantilados caprichosas cuevas que se pueden visitar. También está la Ciudadela contra ataques de piratas y la cueva de Calypso, donde se supone Ulises fue retenido según la Odisea de Homero.

En la isla más pequeña, Comino, se encuentra la Laguna Azul, una pequeña bahía de aguas cristalinas donde se puede bucear o bien subir por las rocas para admirar la espectacular orografía del lugar.

Puedes llegar a Malta en crucero o por vía aérea desde varios puntos de Europa, lo cual es recomendable si deseas disfrutar las islas a tu propio ritmo. Existen muchas opciones gastronómicas y de alojamiento. Permítenos ser tus consultores de viaje y ofrecerte las distintas opciones que tenemos a precios competitivos. Contáctanos, nos dará mucho gusto poderte asesorar: promo@pregoviajes.com

  • Comparte en:

Comments are closed.