Los milagros de la vida

Los milagros son creaciones de amor, provienen del amor y se magnetizan con el amor. Todos somos generadores de energía y capaces de crear todo lo que se desee; los milagros son el resultado de tu amor, de abrir tu corazón, amarte a ti mismo y a los demás, ¡así la vida será siempre un milagro!

En la medida que te abres y transmites amor, más milagros seguramente se cruzaran en tu camino. Si hay algo que deseas, emplea tu mente para visualizarlo y luego abre tu corazón. Cuanto más amor transmitas, más abundancia y milagros recibirás a cambio.

Algo que es principalmente importante es confiar y tener fe en uno mismo, y demostrar amor en los actos cotidianos. Quiere a los demás todo lo que puedas, sé amable, dales alegría, cariño, palabras afectuosas, perdona a los que no supieron respetarte y piensa con amor en los demás. Y perdónate tú por no haber sabido hacer bien las cosas en determinado momento, pero no olvides el aprendizaje que eso te dejo.

 

Contenido Relacionado

¡UNA VIDA DE LUJO!
10 MINUTOS

 

Tratando a los demás siempre con amor, atraes hacia ti, oportunidades, dinero, personas, milagros y aún más amor. Te introduce en una órbita superior y atrae cosas buenas para ti. Los milagros son sucesos inesperados que te aportan mucho más de lo que imaginas.

No siempre los milagros tienen que ser grandes sucesos. Un abrazo de alguien a quien hace tiempo no veías es un milagro; un cariño, unos análisis médicos buenos, un hijo sonriente, las flores, la lluvia. Todo es un milagro si sabemos apreciarlos.

En ocasiones, claro, recibimos un milagro mayor y maravilloso, y entonces nos regocijamos aún más. Sin embargo, esta vida en sí ya es un milagro y debemos aprender a disfrutarla cada día, cada momento, ligeros de equipaje, repletos de amor y tomando cada uno de los sucesos como un aprendizaje, seguros de que ¡todo llega en su momento! Y aceptando que, si por algo lo que esperamos no llega, es porque no es su tiempo.

Acostúmbrate a vivir tu momento, sea cual sea. Disfruta el ser y el estar, y deja de lamentarte por cosas sin importancia. Tal vez te estás perdiendo grandes vivencias por esperar algo que de momento no tienes: si estás en un lugar quisieras estar en otro, o con una persona y pensando en otra; comiendo o bebiendo algo y pensando en que mejor hubieras pedido algo diferente.

Acostumbrémonos a que, en la vida, todos y cada uno de los momentos son milagros. Milagros inesperados que se nos dan por el simple hecho de estar vivos. Disfrutemos y disfrutémonos al máximo, porque ¡somos un milagro!

  • Comparte en:

Comments are closed.