LOS COLORES QUE LLEVARÁS EN PRIMAVERA (PARTE 2)

 

Hace unas semanas les hablaba sobre los matices que protagonizarán los meses de calor: Entre amarillos, azules intensos, rosas y tonos de fuego aprendimos que en primavera las intensidades de éstos colores suben el volumen a nuestras pupilas. Sin embargo, en esta segunda parte quiero contarles acerca de los “nuevos” neutros que podrás vestir con la misma seguridad pero con mayor discreción (sobre todo si no eres una persona que ame los bold colors).

 

PALE DOGWOOD PINK

Uno de mis tonos favoritos: Es fresco, elegante y sutil; pero al mismo tiempo –dependiendo de cómo lo lleves– puede ser extremadamente romántico y femenino. Sin duda va perfecto en vestidos de noche realizados en tul o chiffon, sin embargo al usarlo como Chloé o Blumarine con un estilo más relajado, (quizá en vestidos de popelina de algodón combinados con accesorios en rafia o tonos tierra) te verás aún más in, sea en playa o en el calor de la ciudad.

 

ETHEREAL WHITE

Evidentemente el blanco estará por siempre presente en nuestras primaveras y creo que no hay sensación más refrescante que vestirse del tono que refleja más luz y pureza. Para 2017, el blanco es extremadamente frío; un blanco total sin nada de inclinación hacia el hueso o crudo. Entre más puro mejor. Mis versiones favoritas fueron las de DEL POZO en clave arquitectónica, que a través del volumen le quitan toda simpleza al blanco, y las que están a medio paso entre lo bohemio y lo romántico, por ejemplo: Óscar de la Renta, Alberta Ferretti y Chloé. Si quieres algo básico pero eterno, anímate a comprar una blusa blanca de alta calidad, elige una opción con algún detalle original como mangas enormes, deconstrucción o lazos.

 

HAZELNUT

Tonos de calidez que se encuentran entre el beige y el camel, pero con un ligero toque rosado. Para llevar el hazelnut lo más conveniente es checarlo directamente con tu tono de piel, ya que puede hacerte ver apagada o pálida. Para evitar esto, lo mejor es que no lo utilices directamente pegado al rostro (como en el ejemplo de Dries Van Noten, que lleva una blusa blanca debajo ayudando a iluminar la cara), otra buena opción es llevarlo en pantalones, faldas o combinarlo con un acento de color que lo redima, puede ser azul, naranja o rosa. Cabe mencionar que la propuesta de la mayoría de diseñadores fue un total look, ya que alarga la figura y dota de mucho más porte. Agnona, Jil Sander, Marni, Hermès y Bottega Veneta pueden dar cátedra de cómo llevarlo.

 

NIAGARA

Azul grisáceo claro que nos remite totalmente al denim (y que por supuesto se lleva en este material, aunque no es exclusivo de la mezclilla). Un color de actitud relajada, pacífica y atemporal. Carolina Herrera y Andrew GN lo elevaron a trajes estructurados y vestidos llenos de olanes. La versión sport la encontramos en Marni y DKNY. Fueron Zac Posen y Marchesa quiénes propusieron vestidos llenos de pedrería en este tono, transformándolo en una gran alternativa para ir a un evento de noche.

 

  • Comparte en:

Comments are closed.