Los códigos de la red carpet

Los paseos sobre alfombra roja generan gran expectativa entre nosotros. Son momentos de ensueño que están llenos de esa magia propia de las galas máximas: belleza, flashes, lujo, etc. Cada uno de ellos nos mantiene al tanto de lo que las personalidades más reconocidas del mundo marcan como tendencia y nos transportamos mentalmente a esas ceremonias que nos hacen sentir que estamos allí presentes.

La septuagésimo primera entrega de los reconocidos premios Globos de Oro fue una muestra de moda y lujo en la que hubo de todo. Las galas exigen rigurosos largos y etiqueta, pero en el caso de las celebridades, es importante considerar la personalidad y la imagen que cada uno vende. ¿Quién imagina, por ejemplo, a una Courtney Love enfundada en un largo y muy clásico Dior? Es difícil apartarse del sentido comercial que implica la presencia de una reconocida figura del mundo del espectáculo de su estilo, y de lo que es funcional para ella y su carrera.

Los estilistas de moda de las celebridades deben considerar, en primera instancia, cuál es la imagen que representan quienes están a su cargo y adecuarse a ello. Claro está que si es necesario romper las reglas de la gala, debe hacerse con conciencia y perseguir como objetivo generar la mayor cobertura de prensa posible. No siempre se logra…

Sin embargo, para el común de la audiencia, siempre existe ese punto en el que esperamos que la celebridad luzca hermosa en el sentido más clásico de la palabra. Cate Blanchet en ese espectacular vestido de Armani Privé arrancó grandes suspiros a todos nosotros. La impecabilidad es algo que mueve nuestra común apreciación de la belleza y como resultado, eleva el espíritu a un nivel indescriptible.

Pero la mayor sorpresa de la gala, quien verdaderamente nos dejó impactados, fue la perfecta imagen de la actriz nacida en México y criada en Kenia, Lupita Nyong’o. Se hizo presente para brindar una muestra de gran clase al portar un Ralph Lauren que resaltó sus mejores atributos. Este vestido de líneas simples, en un seductor -pero al mismo tiempo elegante- color rojo, parte de la colección primavera-verano 2014 del reconocido diseñador estadunidense fue, definitivamente, la prenda que dejará huella en la audiencia.

  • Comparte en:

Comments are closed.