Llorar

Con el tiempo, uno vuelve a llorar como los niños, por cualquier cosa. No sé si será porque uno se ha vuelto sentimental, pero los años la vuelven a uno “lágrima fácil”.

Hace unos días, en un evento en el que se presentaba una obra musical, al final cantaban una canción que me recordó una época de mi vida y, escucharla me conmovió; de pronto me di cuenta que aplaudía y lloraba al mismo tiempo…aunque trataba de detener esas lagrimas, no dejaban de salir. “¡Haz algo!”, pensaba, y no… seguían saliendo.

Me considero una persona “lágrima fácil” y soy de las que lloro por cualquier cosa: todo me conmueve y me emociona, es parte de mi yo y además vivo contenta con ese yo, porque por otro lado también soy de las que ríe por cualquier cosa.

5314251185_71a3e5627d_b

Ya no está bien visto llorar en público y si tratas de hacerlo en privado, tampoco. Siempre hay alguien que te dice “no llores”. Deberíamos no sentir vergüenza de lagrimear de vez en cuando: es sano y necesario en muchas ocasiones.
Recuerdo cuando mi hijo estaba en el colegio: en cada fiesta escolar yo lloraba,emocionada por la recitación, la canción o el premio. Una ocasión, durante una Olimpiada Infantil, al escuchar el Himno Nacional, di rienda suelta a mis lágrimas; el problema era que estaba vestida de pollo porque yo animaba la porra, y fue muy difícil ver qué sucedía afuera porque no podía limpiarme la cara dentro de aquella cabeza de peluche amarillo. Fue único. Lloro emocionada en un desfile de Navidad, lloro por un abrazo de personas a quien quiero mucho, lloro porque alguien está embarazada, porque tiene su bebé, y qué decir de las bodas… invariablemente lloro.

Ojalá pudiéramos, llorar con todas las ganas, acompañando a una amiga que tiene una pena o con alguien que ha perdido un ser querido. Así, suelta, tranquilamente.

Mila-Kunis-Laughing-And-Wiping-The-Tears-Away-Reaction-Gif

Si es tan natural reírse cuando otra persona ríe, ¿por qué tenemos que contenernos cuando se trata de llorar? “Porque no es correcto ni fino”, decía mi mama. Hay personas a quienes cuesta mucho trabajo llorar o tal vez lloran cuando nadie las ve; estoy segura que les gustaría tener a alguien que las acompañara en su llanto.
¿Quién de nosotros no ha llorado con una canción, o con un desamor, una película, un libro o una novela?

Contenido Relacionado

Juventud aparente o verdadera
Valores de temporada que valen la pena conservar

En ocasiones llorar purifica el alma y el espíritu, y estoy segura que a muchos les gustaría una buena llorada y sacar lo que guardan en un rinconcito del corazón. Lloremos y ya, olvidémonos del buen gusto y de fingir que todo está bien. Si tengo deseos de llorar, lloro, y así seguramente nos sentiremos mejor ydejaremos atrás eso que nos hizo llorar. Ya limpios de tristezas, tengamosla certeza de que muchas cosas buenas nos están esperando.

  • Comparte en:

Comments are closed.