Las estrellas Michelin, los Nobel de los chefs

Los mejores chefs del mundo dedican toda una vida a lograr el premio máximo a su esfuerzo: las estrellas Michelin. Obtener una de ellas es una consagración de la creatividad, talento y hasta genialidad de toda una carrera.

En la constelación de restaurantes, pocos son los que reciben esta distinción; por eso, ten en cuenta que al viajar por el mundo uno de los placeres más excelsos es disfrutar de una comida en alguno de los establecimientos premiados —idea original del fabricante de llantas francés que promovía los viajes en carretera y la cultura gastronómica desde 1933.

Una estrella: Si estás en la ciudad, tienes que comer en ese restaurante.
Dos estrellas: Si andas cerca, desvíate para probar los platillos.
Tres estrellas: ¡Empaca maletas para ir a conocer sus platillos!

La Guía Michelin publica cada año los resultados de sus 70 expertos quienes de manera anónima comen en cada restaurante y deciden si éste se merece alguna estrella. Una vez otorgada, volverían cada 18 meses para verificar si hay consistencia;  si después de cuatro visitas se demuestra que la calidad es la misma, entonces Michelin adjudica una segunda estrella. El nivel más alto de tres estrellas requeriría diez visitas que demostraran sin titubeos la genialidad de los platillos.

Para darte una idea de lo difícil que es obtenerlas, pondremos el ejemplo de una ciudad de 9 millones de habitantes como Chicago, donde Michelin visita 500 restaurantes. De acuerdo con la última guía solamente un restaurante tiene 3 estrellas, cuatro cuentan con dos estrellas y 20 de ellos con una estrella.

Para nosotros, como consultores de viajes, es muy importante que disfrutes la aventura gastronómica. Así que ya sabes: si deseas darte el gusto de paladear en alguno de los restaurantes galardonados permítenos ser tus asesores de viaje y armarte un paquete con tan inolvidable experiencia.

11947323-alfred-prasad

 

  • Comparte en:

Comments are closed.