LA SIEMBRA QUE NOS UNE

La comunidad se estaba consumiendo. No había empleos, la pobreza era extrema y la migración ilegal una constante. Pero entonces apareció una solución, y el panorama que era tan negro se ha vuelto, con los años, morado como la flor de lavanda.

Texto por: Mónica Isabel Pérez | Fotografía por: Will Uribe y Aldo González Doring.

LA ESPERANZA TIENE AROMA A LAVANDA; DA CLIC AQUÍ PARA LEER SOBRE «EL PROYECTO LAVANDA» Y CÓMO CAMBIÓ EL DESTINO DE UN PEQUEÑO PUEBLO EN GUANAJUATO.

  • Comparte en:

Comments are closed.