La redefinición del lujo

DSCF0056

La alta relojería ha tomado mayor fuerza en los últimos años, ya no sólo se buscan piezas reconocidas por su marca sino por los valores que reinan al interior de estos objetos para medir el tiempo.

Íntimos placeres

Mauricio Wapinski, director de Emwa nos habla de esta cultura relojera que va en aumento: “En general el mundo del lujo ha venido creciendo globalmente porque la realidad es que el lujo en relojería antes -hace 10 ó 15 años – se conocía en Europa y Estados Unidos, al entrar a este mercado de consumo China e India, el gusto y la cultura por la alta relojería ha ido en aumento. La industria relojera suiza creció 3 veces en los últimos 10 años. En este espectro los países en desarrollo como: México y Brasil en Latinoamérica, se suman a este crecimiento de consumo de lujo”.

Dentro de la historia de la cultura relojera en México, Emwa ha tenido un papel muy importante, hace 15 años se convirtió en una de las empresas pioneras en la distribución de marcas como Rolex y Cartier. Poco a poco fueron conquistando el gusto de los clientes hasta obtener maestría en cuanto a servicio, atención y confiabilidad.

Alta relojería, una sutil diferencia

Mauricio continúa esta charla acercándonos a los detalles que hacen especiales estas piezas: “Hay dos tipos de relojes en el mundo, los suizos y los demás. Entre los suizos hay los de alta relojería y los de producción masiva; en este apartado Rolex y Cartier son los líderes del mundo, Rolex hace 900 mil relojes al año mientras que Cartier alrededor de 500 mil, ambos tienen muy buena calidad y son piezas de lujo”.DSCF0053

Entonces ¿qué marca esa diferencia entre la relojería y la alta relojería? “Alta relojería significa componente de manufactura, significa artesanal y en esta parte interviene el trabajo de los maestros relojeros. Una marca de alta relojería no puede producir estas cantidades, a lo mucho y la que más produce tengo entendido que alcanza los 60 mil para todo el mundo. Una marca de alta relojería no puede hacer producciones masivas porque son personas que hacen relojes por años y que van escalando en niveles”.

Un relojero va a la escuela en Suiza durante 5 años y sale con un título profesional, pero no por ello va a llegar a ser maestro de inmediato, convertirse en maestro relojero puede tomarle años hasta alcanzar la pericia necesaria para responsabilizarse casi por completo de una máquina de tal precisión.

De las magníficas historias que existen en este mundo de exclusividad se cuenta que cada reloj es firmado de forma secreta por el maestro relojero que lo elaboró y es él exclusivamente quien puede repararlo si es que la máquina llega a sufrir algún tipo de descompostura. En caso de que este maestro relojero haya muerto, su aprendiz y sucesor es quien deberá realizar este delicado trabajo.

Hablar de alta relojería, dice Mauricio “(…) es como un restaurante gourmet ¡cuándo hemos visto que un restaurante de comida gourmet tenga sucursales en todo el mundo! es imposible, lo mismo pasa con la alta relojería, su valor se lo da este trabajo artesanal. En cambio puede haber grandes cadenas de buenos restaurantes que ofrecen buena comida pero no son gourmet y nunca lo serán”.

El camino de los conocedores

DSCF0051Este gusto por las cosas hechas a mano y con ese sello distintivo que da la exclusividad va más allá de que los demás lo vean, lo reconozcan y lo aprecien; los verdaderos apasionados entran a este mundo de la alta relojería con estas marcas de relojería de lujo masivas (Rolex y Cartier) pero poco a poco van avanzando hasta de verdad ir en busca de una pieza de mayor valor. “La alta relojería es un vicio que va evolucionando del lujo al verdadero lujo”, reafirma nuestro interlocutor que sabe muy bien cómo se da ese paso, él mismo lo hizo: “Mi primer reloj de alta relojería llegó hace 8 años y es un Audemars Piguet y me quedé con él; realmente siento que hoy por hoy es la marca líder pero hay 10 o 15 marcas que son con las que nosotros trabajamos que sin duda son la mejor propuesta en precio, valor y calidad”.

3 básicos

1 La exclusividad. No se concibe una marca de alta relojería sin ella. Es es la primer palabra, por lo que vale y por lo que es este reloj.

2 Intimidad. Esta se traduce en la legitimidad interna. Comprar alta relojería es un placer íntimo, que sucede cuando llegas a poseer una pieza única

3 Legitimidad externa. Las marcas realmente se preocupan por ofrecer sus productos con distribuidores autorizados, vale la pena comprar con un distribuidor autorizado por tu propia seguridad.

Para saber

Emwa tiene 64 años en el mercado, cuenta con 17 tiendas en 10 ciudades de la República Mexicana y es el principal promotor de la cultura de la alta relojería en México y el distribuidos número uno de Latinoamérica.DSCF0074

  • Comparte en:

Comments are closed.