La prenda oriental por excelencia. Cómo sí usar un kimono

Una de las prendas que ha roto barreras culturales y fronteras por su gran versatilidad y comodidad es el kimono. Un suntuoso vestido japonés que llevaba un estricto protocolo para usarse dependiendo la edad, la ocasión o el estado civil y que hoy en día se ha redefinido para su uso en occidente.

Tan solo en este año, ha sido protagonista de la semana de la moda en diferentes ciudades, desde Nueva York hasta París. Es extraordinario como una prenda proveniente de una cultura milenaria y usada exclusivamente para ceremonias especiales ahora es un esencial para los guardarropas de muchas mujeres en el mundo.

Siendo una prenda tan adaptable, no es un misterio cómo el kimono llegó para quedarse. Confeccionado con diferentes telas y acabados, ofrece siempre una gran comodidad y una sensación de movimiento y libertad como pocas prendas han logrado, cualidades que se agradecen cuando se tiene que estar todo el día en la calle.

Otra de las ventajas del kimono es que es ideal para usar en primavera, verano y otoño, lo que ha diversificado su diseño en infinitas propuestas y cortes. En pocas palabras es una pieza que goza de una reinvención total y constante.

Puede parecer un tanto complicado usar un kimono si no sabes cómo combinarlo con un estilo más occidental y hasta tradicionalista, pero la realidad es otra, ya que esta pieza es ideal para crear contrastes interesantes.

Para resaltar tu estilo correctamente al momento de usar un kimono toma en cuenta los siguientes puntos:

Aprovecha tu altura

Un punto básico para elegir un kimono que vaya contigo, es tu altura. Si eres una mujer alta, los cortes largos y con estampados llamativos siempre serán favorecedores ya que le dará a tu cuerpo un aire delicado y sofisticado.

La combinación de largos (kimono y vestido) es ideal para eventos de noche o formales. Foto de: Christian Vierig/Getty Images.

Los jeans junto con una playera básica también se pueden combinar con un kimono para lograr un look informal.

Es de sabios saber elegir

Ahora, si eres una mujer de estatura baja, busca un kimono corto o mediano, que no vaya más allá de tus rodillas. Este tipo de corte realza tu figura haciéndote lucir más alta. Procura elegir tonos neutros y faldas cortas para que tus piernas se vean más estilizadas.

Los tonos oscuros en combinación con sombreros son ideales para lucir en otoño.

Luce tu figura

Las mujeres que tengan una anatomía demasiado delgada pueden apostar por un kimono con flecos para darle volumen y estructura a su outfit. El uso de olanes, flecos y otros adornos crean un efecto que favorecerá la figura.

Si tu complexión es muy delgada y pequeña, el uso de stilettos o plataformas para lucir más alta. Foto de: Kirstin Sinclair/Getty Images.

No hay razón para que no encuentres el kimono ideal

Lo que hace al kimono una prenda tan dinámica es que se puede usar en cualquier tipo de cuerpo; delgado, alto, pequeño y por supuesto grande. Si tu complexión es como esta última deberás usar un kimono corto, de lo contrario parecerá que te escondes bajo una bata.

Evita usar kimonos muy llamativos o con exceso de adornos ya que puedes crear un efecto contraproducente.

  • Comparte en:

Comments are closed.