La moda como estilo de vida: En corto con Kelly Talamas

Graduada con honores en la Universidad de Miami en las licenciaturas de Periodismo y Economía, Kelly Talamas parece tener la pasión por la moda grabada en su ADN.

Hoy ocupa una posición estratégica en una de las publicaciones de moda más importantes del mundo: es la Directora Editorial de Vogue México y Latinoamérica. Llegar a donde está, no ha sido fácil. Desde que se integró al equipo de Vogue México y Latinoamérica como asistente editorial, en 2007, Kelly se ha dedicado en cuerpo y alma a comunicar a las lectoras de la revista, su pasión por la moda, pero también sus conocimientos y experiencia en ese campo.

Para Kelly, la moda no es un juego de niñas; es un estilo de vida que se traduce en un día a día lleno de retos y responsabilidades, pero también de satisfacciones y sueños realizados. En entrevista, Kelly comparte su experiencia y nos habla de lo difícil y, al mismo tiempo, motivante y satisfactorio que ha sido llegar a donde está hoy.

¿Cómo ha sido tu experiencia trabajando para una de las revistas de moda más prestigiosas del mundo?

Excitante, divertida y muy gratificante; siempre llena de sorpresas. Muchas veces, ha sido un verdadero reto. Trabajar en Vogue ha sido un sueño hecho realidad, pero eso incluye también mucha dedicación acompañada de trabajo muy intenso.

¿Cómo es un día de trabajo de Kelly Talamas?

Sinceramente —y afortunadamente—, no hay dos días iguales. Lo único que no varía es que nunca hay tiempo para aburrirse. Por lo general, llego a la oficina a las 8:30 de la mañana, antes que el resto de mi equipo, para responder correos y revisar temas en los que estoy trabajando. A eso le siguen juntas editoriales, encuentros con diseñadores y clientes, asistir a eventos o planificarlos con el grupo de Relaciones Públicas; escribir, editar y supervisar los contenidos de la revista… Eso cuando no estoy de viaje de trabajo en otros países, conociendo otros mercados.

Tu trabajo implica tener una vida social muy activa, conocer a mucha gente, asistir constantemente a eventos; en general, hacer cosas que la mayoría de nosotros hacemos o quisiéramos hacer en nuestro tiempo libre. ¿Qué haces cuando no estás trabajando?

Como puedes imaginar, compaginar una agenda llena de eventos con un calendario editorial bastante estricto, cuyos plazos hay que cumplir, es algo bastante complicado; a veces puede ser agotador. Tal vez por eso prefiero las cenas tranquilas con mis amigos; ¡adoro descubrir nuevos restaurantes!

También me fascinan el arte y la música, así que cuando puedo voy a exposiciones y conciertos. Otra de mis pasiones es viajar y tengo una extensa lista de sitios por visitar en México durante las escapadas de fin de semana que puedo hacer.

Conocer las tendencias en la moda es una parte fundamental de tu trabajo. ¿Cómo usas ese conocimiento en tu vida diaria?

Definitivamente, las tendencias de la temporada inspiran mi día a día y selecciono con cuidado cuáles llevo a mi armario. Por lo general, lo que uso es un reflejo de mi estado de ánimo —y del estado del tiempo, claro. El estilo es algo muy subjetivo y, aunque las tendencias influyan, la interpretación que cada quien hagamos de ellas es siempre personal e intransferible.

¿Qué opinas del nivel desarrollo de la industria de la moda en México?

Desde que comencé a trabajar en Vogue, hace cinco años, he notado un enorme crecimiento de la industria de la moda en México. Esto se refleja en la gradual presencia de marcas internacionales en el mercado y en el desarrollo del talento local. Es una etapa increíblemente excitante para México y para toda América Latina, y me siento muy afortunada por estar viviendo este desarrollo de manera directa. También resulta muy inspirador ver cuánto crece nuestro índice de lectoras y el interés en nuestro mercado por parte de quienes nos ven desde otros continentes.

¿Crees que la moda hecha en México está lista para conquistar los escaparates internacionales?

¡Por supuesto! Hay varios diseñadores que ya lo han hecho. México es un país de una cultura riquísima y una tradición artesanal irrepetible, que resulta muy atractiva en el extranjero. Suelo recibir solicitudes de prensa internacional —blogs, revistas, sitios web— en las que me piden información sobre los mejores diseñadores y boutiques mexicanos. La edición de marzo de 2012 de Vogue Brasil estuvo dedicada a México, con una portada que se fotografió en Puebla y varios artículos sobre personalidades locales, la moda, la vida nocturna y el arte en el
país. ¡México está de moda!

¿Crees que se pueda hablar de un “estilo propio”, un elemento que permita diferenciar a la moda mexicana a nivel internacional?

Es difícil generalizar porque cada diseñador tiene una voz y un estilo muy diferentes, cada uno es único. Es evidente, no obstante, que la cultura ejerce una gran influencia en muchas colecciones en las que hay un reflejo de la arquitectura, el arte, el trabajo de las pieles y los bordados mexicanos.

¿Cómo nació Fashion’s Night Out?

Fashion’s Night Out surgió como una idea de Anna Wintour, directora de Vogue Estados Unidos, quien en 2009 decidió usar el enorme poder de convocatoria de la publicación para estimular el difícil clima económico del momento a través de la moda, y alentar a los consumidores para que salieran a comprar. Cuatro años más tarde, la celebración se ha extendido a los 19 países en los que se publica Vogue y es un éxito.

¿Por qué Vogue México decidió contarse entre los países que participan en Fashion’s Night Out?

Porque estamos en un momento histórico como mercado y como fuente creativa de primera magnitud, que amerita que “la Biblia de la Moda” nos ponga en el mapa mundial de la industria.

En 2012, México se suma por segunda ocasión a Vogue Fashion’s Night Out y esta vez el evento no sólo se celebrará en la Ciudad de México, sino también en Guadalajara. ¿Por qué Guadalajara?

Fashion’s Night Out es una iniciativa mundial, y aunque la Ciudad de México es la capital del país, la celebración de la moda debe extenderse a otras ciudades mexicanas importantes. Guadalajara es, sin lugar a
dudas, un punto de creciente impacto en la escena de la moda nacional.

¿Qué espera Vogue de Fashion’s Night Out en Guadalajara?

Una noche llena de sorpresas… Compras, fiestas, música, ediciones limitadas, invitados especiales y la presencia del equipo de Vogue. Será una noche memorable en el Centro Comercial Andares.

¿Cómo te sientes viviendo en México?

Feliz y enamorada del país. Su gente, su comida, su colores, su energía… todo me inspira.

¿Cuál es tu lugar favorito en el país?

Es difícil escoger uno y aún me falta mucho por conocer, pero de los lugares que he visitado San Miguel de Allende y Huatulco son dos sitios que me han dejado impresionada. En cuanto a la Ciudad de México, me encanta la colonia Roma; es mi zona favorita en la ciudad.

¿Cuál es tu platillo mexicano favorito?

Puede parecer muy básico, pero adoro los tacos al pastor. Las tostadas de atún en Contramar (en la Ciudad de México) están también entre mis favoritas. En cuanto a postres, confieso mi debilidad por las bolas de queso de Mérida.

¿Qué es lo que no debe dejar de hacer un extranjero cuando visita México?

¡Vivir la experiencia! Muchos visitantes se limitan a los puntos turísticos —lo que está fenomenal; yo también he sido turista y lo he hecho, claro—, pero el México real, ese que no sale en las guías, lo conoces con la gente que vive aquí. Les aconsejaría que exploren el país en coche y se dejen seducir por sus impactantes paisajes. Hace poco fui a la lucha libre y descubrí una experiencia divertida y rotundamente mexicana que le recomiendo a todos.

  • Comparte en:

Comments are closed.