La hora del té

Es probable que hayas escuchado algunos de los múltiples beneficios que una buena taza de té puede aportar a tu día, pero ¿sabes realmente lo que sucede dentro de tu cuerpo a la hora de beber esta infusión?

Ya sea frío o caliente, en la mañana o en la noche, floral o de frutos, esta bebida posee maravillosas propiedades que puedes utilizar para tu beneficio si sabes seleccionar la opción correcta. A continuación, te explicamos qué puedes obtener de los tipos de té más comunes:

Té verde

antioxidante por excelencia, este tipo de té no solo te ayudará a retrasar los signos del envejecimiento, sino también a depurar aquellos líquidos y sustancias que tu cuerpo no necesita. Encuentra en él una opción viable si necesitas vitaminas A, B y C.

Té negro

a diferencia del té verde, este debe su intenso color a la oxidación que las hojas naturales sufren en su proceso de secado. Su aroma es peculiar y un poco más fuerte que el resto de las opciones que te presentamos en esta lista; sin embargo, es una muy buena opción si necesitas eliminar dolores de cabeza o reducir la tensión, además ayuda a realizar ejercicios de memoria y procesar información.

Té blanco

sus propiedades se obtienen de la extracción de lo mejor de la planta de camelia. El  nivel de oxidación que posee es mínimo, gracias a eso puedes obtener beneficios como mejoras en el sistema cardiovascular, propiedades antibacterianas y la reducción de infecciones.

Té rojo

Este tipo de té es quizás uno de los menos comunes, sin embargo, sus propiedades metabólicas aceleran el ritmo con el que el cuerpo quema las grasas —con apoyo de la actividad física— además de optimizar el funcionamiento del hígado, manteniéndote libre de toxinas, de esta manera aprovechas la mayor cantidad de vitaminas posibles.

Acompañar una buena taza de estas infusiones con adecuados ciclos de sueño, actividad física y rutinas de esparcimiento te ayudará a llevar un ritmo de vida más sano y relajado. Recuerda que integrar esta bebida a tu dieta diaria no solo es parte de un estilo de vida, sino también un hábito que te puede aportar increíbles beneficios a largo plazo.

  • Comparte en:

Comments are closed.