La hora de dormir

La rutina diaria es para los niños lo que las paredes son para una casa: les da fronteras y dimensión a la vida. Da una sensación de seguridad y, establecida, da un sentido de orden, del cual nace la libertad

A la hora de dormir, hay que establecer una rutina para todos los días

La alimentación, sueño e higiene son los primeros hábitos que tienen que aprender los niños. Necesitan seguir una rutina para sentirse seguros y tranquilos en su ambiente; la repetición de los actos cotidianos forman hábitos y la repetición de los hábitos forman virtudes. Por eso, a la hora de dormir es importante establecer una rutina que se siga todos los días, para así lograr que la hora de acostarlos no se vuelva una “lucha” y tengan un sueño más saludable.

Algunas estrategias que pueden ayudar a que el niño se duerma mejor son:

  • Escuchar un cuento
  • Escuchar música clásica relajante
  • Establecer unas horas fijas para acostarse, levantarse y las siestas
  • La habitación debe ser tranquila y acogedora
  • Avisar media hora antes de la hora acordada para dormir
  • Establecer una hora de juego y comida, teniendo en cuenta que debe haber un periodo de tranquilidad de una media hora antes de dormir
  • Evitar estimulantes como dulces, tablets, celulares o televisión para dormir
  • No acostarlos demasiado tarde: cuando los niños se acuestan muy cansados, les cuesta dormir, permanecer dormidos y se despiertan más temprano que si se acostaran a una hora adecuada

Si eres constante y perseverante, verás resultados más rápidamente

  • Comparte en:

Comments are closed.