La guía definitiva de afeitado

El ritual imprescindible en la vida de todo hombre es el afeitado. Ya sea que lo realices a diario, cada tres días o una vez por semana, el no hacerlo de manera correcta puede convertirlo en una verdadera tortura.

Entre mayor esmero y paciencia pongamos en nuestra rutina, mejores resultado podremos obtener de la misma. Esto aplica también para el cuidado de tu piel, pues —aunque no lo notes— esta se daña por los productos y herramientas que utilizamos. Es así como una correcta rutina de afeitado te permitirá cuidar tu piel y conservarla hidratada y fresca durante el resto de la semana.

Aceite para afeitar de Origins, en Sephora.

Los más disciplinados conocen de memoria la importancia de una buena preparación de tu barba justo antes del afeitado. El agua caliente es indispensable para abrir los poros y ablandar la barba, por lo tanto es importante enjuagar el rostro antes de iniciar esta práctica. Si tu barba es muy dura, gruesa y complicada lo mejor es aplicar un aceite para afeitado, de esta manera el efecto reblandecedor será mayor que con el uso del agua y te permitirá afeitar de manera más sencilla. Elige los productos que contengan extractos naturales de eucalipto o mentol, para agregar un toque fresco  y revitalizante.

Exfoliar tu rostro con regularidad también debe ser una parte importante dentro de tu rutina de afeitado, pues los agentes exfoliantes suavizan la barba rebelde y previenen además los molestos folículos enterrados. Para esto recomendamos usar exfoliante una vez por semana, pues si lo usamos en exceso, podremos causar un daño mayor al que buscamos evitar. Recurre a productos sin parabenos ni sulfatos.

Exfoliante con extracto de árbol de té en The Body Shop.

 

El resultado final de nuestro afeitado dependerá también en gran medida del cuidado que tengamos después de pasar la cuchilla. Tengas o no piel sensible, siempre es importante cuidar tu piel después del afeitado, pues es en este punto cuando tu piel se encuentra más expuesta y delicada.

Para comenzar, enjuaga con abundante agua fría para calmar la irritación y cerrar los poros de la piel. Esto, aunque no resulta suficiente permitirá preparar tu piel para el siguiente paso: el after shave. Un producto que humecte y calme el enrojecimiento es imprescindible, por lo tanto quedan excluidos aquellos que contengan alcohol, pues en lugar de humectar la cara la resecan, empeorando la situación.

Elige productos que contengan agentes humectantes y aromas discretos. Los bálsamos calman la piel al mismo tiempo que dejan una sensación de suavidad y confort. Si la irritación es bastante, o cuentas con piel sensible, elige productos con aloe vera, pues este extracto de origen natural se absorbe de manera casi inmediata y te proporciona una humectación superior.

 

  • Comparte en:

Comments are closed.