La curación también es tarea del enfermo

La enfermedad es un privilegio siempre y cuando esta nos lleve a crecer como ser humano.

 
La langosta es un animal suave y pulposo, que vive dentro de un caparazón rígido. Mientras la langosta crece, el caparazón se vuelve una gran limitante y la langosta se siente incómoda y bajo mucha presión. Entonces se va debajo de una formación de piedras para protegerse de los depredadores, deja su caparazón y produce uno nuevo. Eventualmente ese caparazón también se vuelve muy incómodo cuando crece. La langosta regresa debajo de las piedras y repite esto varias veces. El estímulo que permite a la langosta crecer es sentirse incómoda. Ahora, si las langostas tuvieran doctor, nunca crecerían porque en el momento que la langosta se sienta incómoda, va al doctor y consigue un Valium, y “todo estaría bien”. Nunca se quitaría el caparazón…

 

healthy-cure-healing

 

Debemos darnos cuenta que los tiempos de estrés o sufrimiento también son tiempos que representan señales para el crecimiento, y si utilizamos la adversidad de manera correcta podemos crecer a través de la adversidad. Así también los tiempos de enfermedad, pues son tiempos de oportunidad, de cambio. Es un privilegio tener esos tiempos siempre y cuando los utilizemos para crecer.
 
En la actualidad vivimos una época en la que los valores universales, están en decadencia, los valores espirituales no son prioridad. Ésta es la principal razón por la que las enfermedades vienen acompañadas de apatía, angustia y vacío existencial. Los pacientes llegan al consultorio en actitud pasiva, sin estar conscientes del sentido de su vida, generando tristeza, culpa y angustia. El tiempo de enfermedad se nos brinda como tiempo de introspección, reflexión y búsqueda para descubrir un sentido concreto en nuestra vida.

fondox-net_un-arbol-de-dos-colores_1920x1200

 

La parte triste es que al consultorio asisten cada vez más personas con la conciencia adormecida, reclamando la curación, pidiendo al médico el remedio como único medio para su curación,  sin caer en la cuenta de la tarea que les toca. Una de las tareas del médico también es referir al paciente a su propia conciencia, levantarle la mirada hacia la salud, y acompañarlo en el descubrimiento de  los motivos para estar sano. Esta tarea, de aplicar la voluntad para encontrarle sentido a la vida debe ser responsabilidad del paciente únicamente.
 
El sentido se entiende como algo singular, ineludible, único. Evitar esa búsqueda de sentido equivale a estar muerto en vida. No vivir su propia vida. Es como dejarse llevar por la corriente adormecido, sin ejercer la responsabilidad propia de cada persona, de hacer ese esfuerzo de búsqueda, saliendo de la zona de confort. El hombre es responsable de dar la correcta respuesta a la pregunta que le hace la vida a él personalmente, es una respuesta descubierta, más que inventada, hallada, más que otorgada. Pero también es libre de responder a esta cuestión.Es cierto cuando dicen que “es difícil sonreír cuando se es desgraciado”, pero es todavía más difícil ser desgraciado cuando se sonríe.

 

Contenido Relacionado

El camino hacia la salud.
La verdad sobre la homeopatía.

 

El ser humano es un ser que existe. Existir viene de su raíz latina “ex-sistere”, que significa emerger, bullir, aflorar, levantarse. Estos significados nos remiten a la idea de crecer, el desarrollo, es decir, concebir la existencia como camino, y cuando en un camino no se anda, esto ya es una forma de no estar vivo. Ya lo dijo Einstein: “El hombre que percibe su vida como carente de sentido no sólo es infeliz, no es apto para la vida”.

  • Comparte en:

Comments are closed.