Julián Ríos Cantú: Joven, innovador y mexicano

Julián apenas ha llegado a la mayoría de edad y ya puede definirse como uno de los mexicanos más proactivos y innovadores de las últimas décadas. El año pasado, el joven subió al podio de la Bolsa Mexicana de Valores con una seguridad poco común para su corta edad, pero con la certeza de que su proyecto vendría a revolucionar los instrumentos y técnicas con los que se diagnostican algunos padecimientos en la actualidad.

Para Julián, el hecho de que por año se reportan más de 1.38 millones de nuevos casos de cáncer de mama en todo el mundo lo impactó tanto como el hecho de que su madre podría padecer esta enfermedad; lo impulsó a trabajar — en conjunto con sus compañeros Antonio Torres, Ángel Lavarriega y Fernando Martínez— y fundó la empresa que ahora lleva el nombre de Higia, alusión a la diosa griega de la salud.

El grupo de jóvenes, trabajó hasta crear el sostén inteligente de nombre «Eva» con un funcionamiento muy simple: Se obtienen los datos a estudiar a partir del cuerpo de la usuaria mediante tecnología térmica para posteriormente ser trasladados —a través de sensores integrados en el interior de la prenda— a una aplicación que los decodifica y detecta cualquier anomalía dentro del cuerpo. Se recomienda que el artefacto sea usado entre 60 y 90 minutos por semana, lo cual representa una evolución considerable en el tema de la autoexploración y también en algunos de los procesos de prevención que son usados en la actualidad.

El proyecto ha sido galardonado en diversas ocasiones: Resultó ganador del Premio Nacional Estudiante Emprendedor y también del Global Student Entrepreneur Award celebrado el año pasado.

La determinación y entrega de Julián frente a momentos adversos nos demuestran que con empeño, apoyo e interés se pueden crear objetos y tecnologías que vayan más allá del interés personal; ideas que aporten algo a la sociedad y que terminen por revolucionar el entorno.

  • Comparte en:

Comments are closed.