Joyas llenas de historia

Muchos han sido los diamantes, gemas, piedras preciosas que han adornado momentos importantes en la historia y hasta uno que otro mito. Han sido también motivo de guerras, peleas, traiciones y hasta adulterios, Sin duda,  las joyas son piezas que perduran a lo largo del tiempo y que por esta cualidad, han pasado por manos de personajes de marcaron la historia de diversos países con sus reinados y/o decisiones. Les presentamos un pequeño listado de las joyas más importantes que ha habido a lo largo de la historia.

Diamante Hope

Diamante Hope, historia, joyería

Esta joya es un diamante de color azul marino y tiene una historia sumamente trágica y hasta, mitológica. El primer propietario de este diamante fue un comerciante francés de apellido Tavernier quien en 1660, trajo de la India esta joya que extrajo del ojo de un deidad hindú y lo vendió a Luis XIV , cuyo joyero decidió partir minimizando así su tamaño, mas no su belleza. Tavernier, murió de hambre en la fría Rusia tras quedar en la ruina.

La historia trágica consiste en que todos los dueños de la piedra preciosa murieron de maneras muy extrañas, por ejemplo, Luis XIV murió de gangrena, Luis XVI y María Antonieta de un guillotinazo, los dueños del siglo XX murieron de formas variadas pero extrañas y trágicas por igual: suicidio, linchamiento, sobredosis de morfina, entre muchas otras.

Actualmente se encuentra en el Museo Nacional de Historia Natural de la Institución Smithsoniana a donde llegó mediante el correo postal convencional envuelto en papel remitido por su último propietario, el joyero Harry Winston.

La peregrina

perla peregrina, perla, pearl, historia, joyería

Esta es una de las perlas más valiosas y legendarias de la historia europea. La descubrieron en mares de Panamá durante el siglo XVI y el primero en tenerla bajo su custodia fue el Rey Felipe II de España quien la adquirió para regalarla a su primera mujer María Tudor. Luego con la invasión del Rey José Bonaparte, éste se apropió de la Perla Peregrina regalándola a su esposa y tras su separación con ella, se la otorgó a su amante. En el siglo XX, fue Richard Burton quién la pudo comprar a través de una subasta para regalarla a Liz Taylor. La Peregrina llegó a un nuevo cambio de propietario después de que la mítica actriz falleciera y se realizara nuevamente una subasta en 2011.

La tiara de Josefina Bonaparte

josefina bonaparte, tiara, joyas, historia

Esta tiara contaba con cinco camafeos y diversas perlas, con diferentes significados. Por ejemplo, el camafeo central representaba la coronación del amor. Algo que también caracterizaba esta pieza era el uso de figuras de la Antigua Grecia o Roma, incluso de la misma mitología. Actualmente esta joya pertenece a la casa real sueca, pues una nieta de la emperatriz, se casó con el Rey Sueco Oscar I y en nuestros días es utilizada por la reina Silvia de Suecia y la princesa Victoria, heredera del trono.

El diamante Kohinoor

kohinoor, diamante, joyas, historia

Esta piedra preciosa anteriormente era redonda y perteneció a príncipes indios, sin embargo al ser adquirido por el Sha de Persia en 1739, lo llamó “Montaña de luz” (Koh-i-noor). En 1850 fue regalado a la Reina Victoria tras su adquisición por la East Indian Company. Luego este diamante fue tallado haciéndolo redondo para colocarlo en la corona de la Reina María, quien fuera esposa de Jorge IV, para luego terminar formando parte del diseño de la corona de la Reina Isabel.

Diamante Golden Jubilee

golden jubilee, diamante, historia, joyería

Este es el diamante más grande del mundo y le pertenece al Rey Bhumibol Adulyadej de Tailandia. Esta gema fue descubierta en 1985 en la mina premier en Sudáfrica y fue cortada por Gabriel Tolkowsky. Esta estimada en un valor de 12 millones de dólares.

El Regente

regent, diamond, historia, jewelry, joyas

Fue descubierto en 1701 por un esclavo indio cerca de Golconda, el cual pesaba en bruto 410 quilates. Uno de sus propietarios, el primer ministro inglés William Pitt, lo hizo tallar para obtener un diamante de 140.50 quilates por lo que fue conocido como El Pitt hasta 1717, que lo vendieron al Duque de Orleáns, regente de Francia. Pasado el tiempo, cuando Luis XV subió al trono, este diamante fue engastado en su corona, cambiando el nombre al El Regente. Luego de la Revolución Francesa, Napoleón Bonaparte se convirtió en el nuevo propietario incrustándolo en la empuñadura de su espada.

  • Comparte en:

Comments are closed.