Ice Cube Pure, un must absoluto

Brillo, frescura, múltiples facetas. Así es Ice Cube Pure de Chopard

Seis facetas, 12 aristas y ocho vértices. Figura minimalista, el cubo es una perfección geométrica. Afilado y limpio, más roquero que romántico, entre urbanidad y modernidad, se burla de las modas, no respeta los códigos y, en 1999, el diseño de esta figura geométrica inspiró a Chopard a crear una colección fuerte y vanguardista, inspirada en los cubitos de hielo: Ice Cube, que ofrece su estética contemporánea entre relojes helados y granizados de joyas.

 

Contenido Relacionado

DISEÑO, LUZ Y CRISTALES SWAROVSKI
PLEASE RETURN POLAROID, DE MILES ALDRIDGE

 

Ahora, en su revolución, Ice Cube Pure mantiene el estilo, pero reinventa la colección. Más pequeños, los cubos, pulidos o engastados con diamantes, se alinean en filas apretadas para componer sortijas, pendientes, collares y pulseras, cuyo destino puede ser tanto la muñeca como el tobillo. Estos accesorios eligen la independencia o juegan a acumularse entre sí, y no dudan en entremezclar los oros, el amarillo, el blanco y el rosa. Brillo, frescura, múltiples facetas. Una personalidad marcada, como la de la mujer que los lleva. Un must absoluto.

Porque hoy en día el lujo sostenible es una prioridad, para esta colección, símbolo de modernidad, Chopard ha seleccionado un oro con certificado Fairmined. Utilizado desde 2013 en la Alta Joyería para Green Carpet y, posteriormente, en la Alta Relojería con los relojes L.U.C, su etiqueta garantiza que su extracción se ha llevado a cabo con todo el respeto hacia los trabajadores de las comunidades mineras y el medio ambiente. Con la integración de la colección Ice Cube Pure en Ice Cube Pure este proceso virtuoso, la Casa muestra su voluntad de ir generalizando, de manera progresiva, la elección del oro ético para todos sus productos.

¿Quieres más estilo y personalidad? Aymeline Valade, la top francesa, es la imagen de Ice Cube Pure.

 

 

  • Comparte en:

Comments are closed.