Homeopatía básica: Un experto lo explica todo (parte I)

No es raro encontrar que incluso entre mis más antiguos pacientes hay quienes huyen de la consulta. Puede ser por miedo, indecisión, pereza, o porque al principio del tratamiento homeopático hay quien se siente “peor” que cuando inició, por eso me gusta recordarles a mis pacientes el fenómeno de similitud.

Para esto tenemos que ir al origen. Todos hemos escuchado hablar de la homeopatía y tenemos un vago sentido de lo que significa, pero para entenderla de verdad hay que definirla: ¿qué es la homeopatía?

Podemos decir que es un método terapéutico que se basa en administrar al enfermo una sustancia que es capaz de provocar en un individuo sano una enfermedad similar a la que se trata de combatir, y que preparada para un enfermo es capaz de sanar. Lo que el homeópata repite en cada consulta, abordando a los pacientes de forma integral, tomando en cuenta aspectos físicos y emocionales y escoger un medicamento que funcione de esta manera.

homo

El fenómeno de similitud se basa en que lo semejante se cura con lo semejante, ¿qué significa esto? Que toda sustancia capaz de producir síntomas determinados en una persona sana, también es capaz de curar a la persona que los presenta.

Esto significa que la homeopatía estimula la capacidad natural y curativa del propio cuerpo, promoviendo que nuestro organismo reaccione y le devuelva la salud.

En un principio puede parecer contradictorio, pero al aplicar estos conceptos toman una lógica propia.

Imagina que sufres una quemadura. Si pones agua fría el dolor disminuye en un principio para luego aumentar con la aparición de ampollas, ¿pero qué sucedería si aplicamos el principio de similitud y ponemos agua caliente? Aunque al principio el dolor sería mayor (como sucede en los pacientes al comenzar el tratamiento homeopático) pero poco después pararía el dolor y se evitaría la formación de dolorosos efectos secundarios como las ampollas.

Si el caso es una inflamación aguda. La zona afectada se enrojece, duele, está rígida y pulsátil. En la homeopatía usaríamos un medicamento como la Belladona, capaz de recrear estos síntomas pero que al darla al enfermo los regula hasta desaparecerlos.

El fenómeno de la similitud es solo uno de los principios en los que se basa la homeopatía, para entenderla de una mejor manera, en próximos blogs estaré explicando uno a uno los conceptos más importantes en los que se basa la homeopatía. ¡No te los pierdas!

  • Comparte en:

Comments are closed.