Historias entre páginas

Toda ficción implica una verdad y detrás de toda verdad hay una gran ficción. Más que un creador de historias, el escritor es un intérprete de la realidad; lee al mundo, lo analiza y toma de él todo lo que este le brinde para llevarlo a un universo narrativo que lo recrea y reconstruye en verdades literarias donde la historia se reescribe y vive paralelamente con su versión real. Todo texto literario se construye a partir de elementos de la realidad que permiten crear una relación entre el escritor y el lector al retratar un mundo en el que ambos viven.

Si bien la realidad se encuentra siempre en la narrativa en menor o mayor medida, la verdad es que cualquiera podría contarte su vida y hacer de ella la más intrigante novela. Todo depende de la habilidad para contarla y es ahí donde entra el escritor, quien emplea a la literatura como el medio para revivir una y otra vez la misma historia con un lector diferente. Partiendo de esto, cientos de novelas, más allá del Diario de Ana Frank, han nacido a partir de historias reales que antes de atrapar al lector, capturaron al escritor; conoce algunas de ellas y elige tu próxima lectura.

De vidas ajenas

Esta novela que le otorgó a Emmanuel Cárrere el reconocimiento de la crítica como el maestro de la non fiction francesa no puede ser explicada de mejor manera que con las propias palabras de Cárrrere cuando la presentaba por primera vez:

Fui testigo de dos de los acontecimientos que más temo en la vida: la muerte de un hijo para sus padres y la muerte de una mujer joven para sus hijos y su marido. Alguien me dijo entonces: eres escritor, ¿por qué no escribes nuestra historia? Empecé, pues, a contar la amistad entre un hombre y una mujer, los dos supervivientes de un cáncer, los dos cojos y los dos jueces. En este libro se habla de la vida y la muerte, de la enfermedad, de la pobreza extrema, de la justicia y, sobre todo, del amor. Todo lo que se dice en él es cierto.

Hombres buenos

Arturo Pérez-Reverte presenta una novela de intriga basada en la historia del bibliotecario don Hermógenes Molina y el almirante don Pedro de Zárate, ambos miembros de la Real Academia Española, quienes reciben la tarea de viajar a París para conseguir (casi clandestinamente) la Encyclopédie de D’alembert y Diderot, prohibida entonces en España. Hombres buenos, ambientada a finales del siglo XVIII entre el Madrid de Carlos III y el París preparado para la Revolución Francesa, cuenta una historia de hombres que se aferran a la razón en un momento clave para cambiar al mundo.

Madre e hija

Cuando Jenn Díaz, autora de esta novela, se encontraba en Santiago de Chile, se hospedó en la casa de la mujer que inspiró esta historia de voces femeninas: Claudia; quien a la muerte de su marido tuvo que enfrentarse, junto con sus hijas, al desamparo de una casa sin la presencia masculina que siempre había sido su sostén. La novela narra la historia de 4 mujeres fuertes y al mismo tiempo frágiles que al morir Ángel, el padre de familia, se enfrentarán a una nueva vida en la que se expondrán los múltiples y posibles modelos del universo femenino. Madre e hija presenta una historia de intriga cuya principal acción sucede a un nivel emocional.

  • Comparte en:

Comments are closed.