Gucci y su marketing de nostalgia

Cuando lo viejo conoce a lo nuevo, sin duda pueden surgir ideas emblemáticas para formar nuevas tendencias. El elemento vintage y/o retro se ha convertido en una nueva forma de colocar a las generaciones diversas en un mismo punto.

A lo largo de este 2016 se ha hablado de algunas marcas, productos, casas, aplicaciones, y demás, que han recobrado algunos elementos de nuestros ayeres, sin limitaciones de giro ni estilo. En el caso del rubro de la moda, los chokers es un claro ejemplo de cómo la revaloración del ayer es un elemento importante para las nuevas tendencias.

1476803393_069875_1476807378_noticia_normal_recorte1

La fuerza principal del marketing de nostalgia es el vínculo emocional que genera con su público. Tomemos como ejemplo los bombers, el flequillo y otros, que han quedado marcados en los runways del año. En el caso de las casas productoras, permite aminorar los costos, pues el elemento contextual ya existe en las audiencias, así que no se gasta en comunicar los ambientes necesarios para sus campañas y/o productos.

Alessandro Michele es una referencia perfecta del coleccionismo antiguo, y lo retrata de manera impecable en la colaboración que realizó para Gucci.

1476803393_069875_1476808261_sumario_normal_recorte1

No me interesa hablar del futuro porque todavía no existe. A veces, en diseño, la gente está obsesionada con el futuro y la búsqueda de lo que es moderno. Para mí es moderno un mundo vintage, porque la modernidad es una manera muy antigua de mirar el futuro.

Contenido Relacionado

Tendencias invernales.
Anna Wintour: más allá de la leyenda.

Michele planteó colecciones en las que las gafas, el grunge, y ciertos componentes ambientales (como el día y la noche) se integran a los diseños, brindándoles un aire nostálgico y novedoso.

  • Comparte en:

Comments are closed.