Florencia a través del olfato

Dicen que de la vista nace el amor, pero quien haya hecho semejante afirmación claramente nunca visitó Florencia en Italia, que a pesar de ser un lugar que se reconoce por sus paisajes y arte, realmente cobra vida cuando cierras los ojos y respiras profundamente.

Años de tradición

Comienza la mañana en Santa Croce, antes de que los turistas llenen el área, el olor del cuero de los talleres artesanales que rodean la Piazza será lo primero que reconocerás, en ellos encontrarás negocios que han sido pasados de generación por generación perfeccionando el arte de la marroquinería que se combina con el frío olor a mármol de la iglesia.

f4

Lo más fresco de la tierra

Si continúas caminando tu nariz (y tu estómago) te guiarán hasta San Lorenzo, donde el olor de vegetales, quesos, pastas y carnes del Mercato Centrale inundarán tus sentidos, en la mañana el primer piso está lleno de los productos más frescos de Italia donde los dueños de cada local te mostrarán y darán a probar sus productos consentidos. Si buscas una excelente comida, en la noche puedes pasar al segundo piso, lleno de pequeños restaurantes gourmets. Sigue tu olfato e intenta tomar la difícil decisión entre comprar una tabla de quesos artesanales personalizada y hecha al momento, una selección de dulces de la mejor panadería de Florencia o una tradicional pizza al horno con mozzarella Bufala que se deshará en tu boca.

f1

Olor a historia

Dirígete hacia el centro histórico, donde el imponente Duomo acelerará tu corazón. Si eres una romántica amante de los libros en esta zona encontrarás algunas de las mejores librerías de segunda mano, en donde cada tienda te recibirá con el entrañable olor a libro viejo que te llevará a tierras lejanas.

Es en esta zona también que encontrarás algunas de las mejores boutiques: Prada, Gucci, Luisaviaroma, en donde los perfumes de diseñador te seducirán en cada tienda.

Contenido Relacionado

Los mejores vecindarios de Tokio
Restaurantes en Perú que te conquistarán

Un picante toque a sal

Si quieres despejar tu mente y envolverte en la vida italiana de los locales cruza el Arno por cualquiera de los históricos puentes de Florencia, siente la temperatura bajar mientras la brisa marina te llena con un tranquilizante olor a agua y sal.

Continúa caminando hasta el Jardín de Rosas en el Monte alle Croci. Es una subida larga, pero a cada paso te acercarás al olor de las rosas a punto de florecer. Cuando llegues a la cima no sólo encontrarás uno de los jardines más resplandecientes que hayas visto, sino que tendrás Florencia a tus pies.

f5

Hora de brindar

Una vez que regreses a la ciudad, al anochecer, te darás cuenta que todo ha cambiado, un frescor envuelve la noche y los locales tientan tus sentidos al abrir sus puertas para la hora del aperitivo. Si realmente quieres probar tu olfato, Casa del Vino es el bar de vinos más antiguo de Florencia en donde todos los días encontrarás degustaciones de más de 40 variedades de vinos diferentes que van desde el más floral vino blanco hasta un robusto vino tinto con toques de madera.

Una dulce despedida

En la madrugada, cuando ya no puedas mantener abiertos los ojos, déjate guiar por el olor de los brioches recién horneados y llega a una de las llamadas “pastelerías secretas”, locales que surten a las pastelerías florentinas que comienzan a trabajar en cuando oscurece y sin embargo estarán más que felices de ofrecer pan recién salido del horno a cualquiera que toque su puerta. No esperes un menú, confía en la experiencia de estos pasteleros y simplemente pide algo fresco, seguramente te sorprenderán con un delicioso cornetti lleno de nutella o una aromática sfoglia.

f2

El secreto de Florencia es olvidar las apariencias, recordando que al pasear por sus calles infinitas, encontrarás los lugares que esconden los mejores secretos detrás de una fachada sencilla. Olvídate de tus ojos y deja que sea tu nariz la que tome las decisiones.

Save

  • Comparte en:

Comments are closed.