¡Feliz Cumpleaños!

¡Feliz cumpleaños! ¿Cuántas ocasiones he escuchado estas palabras?, muchas ya, y me siguen emocionando cada vez que las escucho.

¡Un cumpleaños más! ¡Que afortunada! Sigo aquí en este mundo, gozando del día a día, rodeada de personas maravillosas y especiales. De aventuras, de ires y venires, alegrías, tristezas, sinsabores, satisfacciones, tantas cosas que la vida me regala. Y pido a Dios poder volver a escuchar esas palabras mañana. Sí, ya tengo más años pero gracias a Dios, me siento bien, animosa, contenta y con deseos de hacer muchas más cosas. Seguir bailando, cantando -aunque lo haga mal- entregar a mi hijo en el altar, ser abuela consentidora, conocer tanto que no conozco, disfrutar a mis verdaderas amigas, seguir siendo cómplice de mi marido y escribir mi libro. Me he preguntado ¿qué clase de libro será? Tengo tantas cosas en mi cabeza y en mi corazón, tantos textos escritos, ideas, sentimientos atorados, y tanto por decir que no podría definir qué clase de libro será; solo sé que será uno escrito desde el corazón, plasmado de recuerdos, vivencias, personas, complicidades y sentimientos. Me he demorado en hacerlo pero nunca es tarde, no espero ganar el Pulitzer, sólo deseo expresar sentimientos.

Además del libro, estoy haciendo una lista de prioridades para mis 80 años, si la leo con frecuencia además de recordarlas, seguramente llegare a cumplirlos. Sí, mañana es mi cumpleaños y no puedo menos que voltear y ver mi camino recorrido y agradecer cada uno de mis pasos. Ha habido de todo, pero el balance es maravilloso.

En algún lugar leí que la vida es como un río y que navegamos en una balsa hacia nuestro destino final. El río tiene su corriente, velocidad, escollos, remolinos y muchas más cosas que no podemos controlar, pero contamos con un remo para dirigir nuestra embarcación sobre el agua. De nuestra destreza depende la calidad del viaje. Y que cuando hay una dificultad lo mejor es abandonarse a la corriente y dejar que todo fluya. Y sí, lo mejor es fluir y dejar que todo tome su curso. ¡Gracias, Dios por otro año más de vida, gracias vida por otro año más de disfrutar y gracias a todas las personas que de un modo u otro, están en mi vida!

cherry

 

 

  • Comparte en:

Comments are closed.