¿Existe un brownie saludable? ¡Te damos la receta!

Cuando lo probé por primera vez, ¡no lo podía creer! Siendo una fanática del chocolate, encontrar una versión de uno de mis postres favoritos, sin harina refinada ni azúcar añadida, fue lo máximo.

Lo mejor de esta receta es que es súper fácil de preparar, y podrás presumirles a tus amigos y familiares de tu nueva receta como un delicioso postre o mini snack en tus posadas o para la cena navideña que además ¡es libre de gluten!

brownie1

Utensilios:

  1. Procesadora de alimentos.
  2. Recipiente para mezclar.
  3. Taza medidora.
  4. Refractario rectangular con tapadera.

 

Ingredientes:

  • 1 taza de almendras (previamente remojada toda la noche con 2 tazas de agua).
  • 2 taza de nueces peladas (previamente remojada toda la noche con 4 tazas de agua).
  • 1 taza de cacao.
  • 2/5 tazas de dátiles.
  • 1 cucharada aceite de coco.
  • 1 pizca de sal.

brownie2

Antes de comenzar.

¿Por qué remojar las almendras y nueces?

Esta recomendación no tiene que ver con el procedimiento de la receta, sino con facilitarnos la digestión y asimilación. Los granos, semillas y legumbres, contienen algo que se llama ácido fítico que son un tipo de azúcar compleja que se encuentra en la cáscara de estos alimentos y limitan la absorción de nutrientes y lo hace más difícil de digerir. Por eso te recomiendo remojar las almendras y nueces (que además son una súper fuente de proteína vegetal) toda la noche y por la mañana, colarlas hasta que queden completamente secas.

brownie3

Y ahora así, sigue estas instrucciones y la receta no te llevará más de 20 minutos:

  1. Procesar las almedras.
  2. Agregar a la procesadora las nueces y volver a procesar.
  3. Agregar el cacao y procesar. Asegúrate que se incorpore súper bien para que el sabor chocolatoso quede incorporado a la mezcla, puedes detener la procesadora y terminar de remover con una espátula o cuchara.
  4. Agregar una pizca de sal.
  5. Ahora todo lo húmedo: Incorpora poco a poco el dátil (de preferencia en pequeñas cantidades para asegurar que todo se mezcle súper bien).
  6. Agregar tu cucharada de aceite de coco.
  7. Detén tu procesadora y checa que la consistencia de tu mezcla. Se tiene que ver y sentir un poco pegajoso. Este es el momento ideal para probarlo y asegurarte que todos los sabores estén perfectos.
  8. Comienza a vaciar la mezcla en tu molde o refractario, de preferencia de manera uniforme. Para que se vea major asegurate que la mezcla quede plana.
  9. Mete la mezcla a refrigerar y tápala bien.
  10. Deja refrigerar por un par de horas.
  11. Córtalo a la medida que prefieras y si quieres envuélvelo de forma creativa o navideña.

 

¡Listo! Una nueva manera de adeslumbrar a tus invitados.

NAMASTE

  • Comparte en:

Comments are closed.