Evolución del diseño de interiores a lo largo del tiempo

Las tendencias cambian mientras el tiempo lo hace con ellas, y no es sorpresa que el diseño de interiores vaya tomando formas distintas acorde a esta evolución.

Hablar de diseño de interiores es hablar también de movimientos sociales, evolución en las formas de pensar, sentir y percibir el mundo en el que vivimos. Más que los materiales y el acomodo, la conformación de figuras y las orientaciones que ha tomado cada estilo, responde al estilo de vida que la gente ha adoptado durante estas generaciones.

Tomemos como primer ejemplo los años 50, en los que el radicalismo tendría un lugar importante en los hogares. Por un lado tenemos la “modernidad” (de ese entonces), que se representaba a través de líneas suaves pero marcadas, coloraciones notables y el movimiento implícito en cada elemento. Por el otro, el diseño fue considerado plano y aburrido por la etapa de oscurantismo moral que se vivía en la época.

1950

 

Diez años después las características sociales evolucionarían con una tendencia post-modernista y de rebelación, rescatando elementos de décadas pasadas, como el estilo victoriano, georgiano y la imaginación de futuras estructuras y formas, y planteando también la falta de inhibición al buscar impactar en la gente que fijaba las miradas en este rubro. Un ejemplo de esta tendencia fue el Pop Art, que expondría espacios, formas y colores en combinaciones exóticas.

1960

 

El DIY llegó a nuestras vidas en la década de los 70, así, el involucramiento de cada autor (entiéndase ocupante del espacio) propondría su estilo e impregnaría las piezas del hogar a gusto, a través de lo rústico y lo natural. Los esfuerzos se vieron reflejados en las tonalidades vivas, lo brillante, y en materiales como madera, plástico y el vidrio.

1970

 

Los 80 tomaron un rumbo más futurista con las tendencias “shabby chic” y “avant garde”, en donde la geometría era la clave para los mobiliarios. Se le conoce también como la “década de los excesos”.

1980

 

En los años 90 empezamos a tener pinceladas del “minimalismo”, y aunque algunas influencias de los 80 todavía eran rescatables, la cuestión natural tuvo mucha presencia en los hogares, basta con recordar los muebles de una sola pieza, con materiales pesados, pero duraderos.

1990

 

En los años siguientes al 2000 los muebles de armado propio tomaron el mercado; aquí, marcas como Ikea tuvieron una presencia más notable, pues la tecnología se haría parte del diseño y usabilidad de cada pieza. No podemos dejar de lado la tendencia a lo plano, el multimedia y cómo éstos moldearían el diseño general de cada aula de casa.

2000s

Ahora la generación busca “tener menos y lograr más”, es decir, economizar en la cuestión de diseño e inversión, y aprovechar los espacios que cada parte que conforma nuestro hogar sea multifuncional.

2016

  • Comparte en:

Comments are closed.