El triunfo de una musa carmesí

Símbolo infalible de la pantalla de plata en el antiguo Hollywood, su nombre ha quedado como sinónimo de poderío mediático y seducción absoluta en el Séptimo Arte.

Montblanc le paga tributo a una de las pelirrojas más icónicas de la pantalla, Rita Hayworth, con una edición limitada de sólo 46 piezas diferentes de una pluma fuente que representa el vestido satinado que luciera en la producción Gilda de 1946, quizás su papel más aclamado.

Con laca verde transparente, terminados en oro macizo y un detalle en naranja encendido, la princesa del carmesí hollywoodense quedará retratada así, eterna, como la belleza que inspiró a directores y enamoró con su mirada rotunda a propios y extraños, durante y después de su carrera.

 

  • Comparte en:

Comments are closed.