¿El fin del Normcore?

Si sigues las pasarelas de las capitales de moda, pareciera que los diseñadores llevan varias temporadas esforzándose por minimizar sus looks a la máxima potencia.

Atuendos en colores neutrales, como blanco, negro, gris y nude, han dominado en las principales colecciones y garantizado el éxito en el street style.

Pero como toda acción crea una reacción igual y en sentido opuesto, la moda parece reaccionar con un reajuste que favorece una estética contraria al normcore. Los 70s están de vuelta y creciendo en fuerza. Comenzaron a vislumbrarse en la colección inaugural de Nicholas Ghesquière para Louis Vuitton y crecen con exponentes tan importantes como Tom Ford, Gucci o Burberry esta temporada.

Este cambio radical era de esperarse pues es la esencia de la moda renovarse y llevarse la contraria a sí misma, así, lo que hace 2 años era un básico, hoy se entierra al fondo del closet, esperando a que se complete otro ciclo de tendencias y vuelva a ser deseable. Pronto será momento de desempolvar flecos, colores sicodélicos, estampados, tejidos y piezas con mucho movimiento; las reglas cambian y lo maxi toma protagonismo. Un guiño masculino se deja ver, recordando el famoso estilo de Annie Hall de la época.

Habrá que ver si el boho cobra la preponderancia que promete en las calles y cómo es adoptado por marcas como Céline que, hasta ahora, habían cimentado su éxito en el máximo minimalismo.

  • Comparte en:

Comments are closed.