El esplendor maya de Guatemala está en Tikal

Será un pequeño esfuerzo llegar a la cima del Templo de la Serpiente Bicéfala en la Gran Plaza de Tikal, con empinados escalones que nos acercan 65 metros al cielo; una vez arriba, se observa la jungla que ahora parece un tapete verde cubriéndolo todo, y en ocasiones el misticismo de la bruma se une al glorioso escenario guatemalteco de la cuenca del Petén.

Alguna vez la ciudad más grande del mundo maya (se estima que llegó a tener cerca de 100 mil habitantes), Tikal fue importante centro ceremonial, cultural y comercial, siglos antes de nuestra era. Su corazón era la Acrópolis, un conjunto de palacios y templos, donde también se encuentra el Juego de Pelota –el más sagrado de los rituales mayas.

tikal

Algunas coloridas guacamayas aparecerán de repente al recorrer Tikal, mientras las pirámides se pintan de luces y sombras conforme avanza el día. En los muros musgosos aparecen máscaras talladas, gobernantes esculpidos y hasta prisioneros atados, que nos hacen ver el poder de la ciudad como capital en guerra. Aquí es fácil sentirse parte de la naturaleza y olvidarse que existe un mundo moderno allá afuera, más aún cuando el río Azul fluye en la cercanía.

Contenido Relacionado

Descubre Bora Bora
El nuevo museo de Puebla

Sacrificios y oraciones a los dioses del inframundo aún colman de espiritualidad las mil 600 hectáreas del sitio arqueológico, que es parte del Parque Nacional Tikal –declarado Patrimonio de la Humanidad– y de la Reserva de la Biosfera Maya de Guatemala. El área se encuentra a pocas horas de ciudades mexicanas como Palenque y Chetumal, y a unos 500 kilómetros de Ciudad de Guatemala, que ofrece vuelos a la cercana ciudad de Flores para ahí tomar excursiones al sitio arqueológico.

Uno camina sintiendo la humedad de la región, imaginando los siglos de esplendor que precedieron a su abandono a finales del siglo 9. A tal acontecimiento se han dado muchas razones: guerra, sobrepoblación, o el simple misterio que envuelve a muchos otros pueblos de la civilización maya: un porqué jamás resuelto.

Save

Save

  • Comparte en:

Comments are closed.